Siria

Siria oficialmente, la República Árabe Siria, es un país soberano del Oriente Próximo, en la costa oriental mediterránea, cuya forma de gobierno es la república unitaria semipresidencialista, actualmente sumida en una guerra civil desde hace más de tres años.

Recuadro de datos oficiales

\r\n
    \r\n
  • Nombre oficial: República Árabe Siria.
  • \r\n
  • Forma de estado: República socialista popular.
  • \r\n
  • Capital: Damasco.
  • \r\n
  • Año de independencia: 1946 (de Francia).
  • \r\n
  • Máximo mandatario actual: Bashar al-Assad, presidente desde el 17-07-2000.
  • \r\n
  • Extensión: 185.180 kilómetros cuadrados (87º del mundo).
  • \r\n
  • Población estimada: 22 millones de habitantes (54º del mundo).
  • \r\n
  • Renta per cápita: 5.285 dólares (datos de 2010).
  • \r\n
  • Idioma(s): árabe oficial, y siríaco cooficial. También se habla el kurdo, aunque oficialmente no esté permitido.
  • \r\n
\r\n

DÓNDE (ubicación)

\r\n

Extremo este del Mar Mediterráneo, en la orilla asiática, bajo Turquía. Con una forma que recuerda un poco a un irregular triángulo que mirase para oriente, siguiendo el sentido de las agujas del reloj limita al norte con la citada Turquía, al este con Irak, al sur con Jordania, al suroeste con Israel (zona de los Altos del Golán, ocupada por el estado hebreo) y al oeste con Líbano y el Mediterráneo. 

\r\n

QUIÉN (colectivos en conflicto)

\r\n

Ahora mismo, en plena guerra civil siria, son múltiples pero agrupables en tres bandos claros. Los que combaten desde el principio (2011) son el régimen y los genéricamente llamados ‘rebeldes’. Y ha entrado en liza, desde 2013, el expansivo ‘Estado Islámico’. Por supuesto, quien paga tanto derroche de pólvora e inhumanidad son los ciudadanos de a pie, como en todos los conflictos. 

\r\n

Las Fuerzas Armadas del régimen del presidente Bashar Al-Assad encabezan uno de los bandos, el que defiende al caudillo. Pero hay más actores que le auxilian, como los paramilitares alauíes llamados Shabiha’, leales a Al-Assad; y, desde 2013, la milicia libanesa de Hezbollah, también chií –como la dinastía alauí en el poder-. Desde lejos del frente, le apoyan logística y materialmente Irán, Rusia y China. 

\r\n

Y por los rebeldes, que forman la Coalición Nacional Siria, encabeza ésta el ‘Ejército Libre de Siria’, formado al principio por civiles que tomaron las armas (a raíz de las represiones de la ‘Primavera Árabe’) y por desertores del propio Ejército sirio. Integran la coalición también, entre otros, el Consejo Nacional Sirio, que podría decirse brazo político del ‘Ejército Libre’; y el Consejo Nacional Kurdo, cuyo objetivo final es la independencia del Kurdistán (región histórica dividida entre varios países, entre ellos Siria) pero cuyo primer paso es tumbar a Al-Assad. Varios países de ‘Occidente’ y del mundo musulmán, como EEUU, Turquía, Francia, Reino Unido o Arabia Saudí, apoyan al sector rebelde en forma de dinero o armas. 

\r\n

EEUU y sus aliados han empezado también a bombardear en 2014, pero solo las posiciones del Estado Islámico. Porque, por si no fuera del todo complicada la cosa, desde 2013 un invitado imprevisto ha crecido exponencialmente: el Estado Islámico (IS, por sus siglas en inglés), autoproclamado Califato que busca expandirse por todo el mundo árabe y que aplica la ‘Sharia’ o ley islámica hasta sus más macabras consecuencias. Alentado inicialmente por Al Qaeda, hasta la propia y archiconocida organización terrorista se ha desmarcado de IS, debido a que no solo combate al régimen de Al-Assad, sino también a los propios rebeldes islámicos moderados que luchan contra éste. Y no quieren divisiones con el Corán de por medio, los ‘ex’ de Bin Laden. 

\r\n

QUÉ (resumen de problemáticas) 

\r\n

Régimen y guerra civil que no terminan:

\r\n

La masacre no cesa en Siria. En 2014 la guerra allí, en todos sus frentes, ha alcanzado los 200.000 muertos como mínimo, según la ONU, y con la irrupción del Estado Islámico (véase siguiente punto) apunta a que se complicará. El choque actual empezó siendo una revuelta, una más de las surgidas en la llamada ‘Primavera Árabe’ de 2011 para pedir más libertades y/o derrocar al tirano de turno. En Siria ése es Bashar al-Assad, que ha continuado la obra de su padre Hafez, dictador del país entre 1970 y 2000. A su muerte se esperaba un régimen menos autoritario por parte de Bashar, pero apenas se notó el cambio.

\r\n

A principios de 2011, estallan las primeras protestas en la ciudad meridional de Deraa, que se van extendiendo a otros puntos como Homs, erigido en centro de la insurgencia. Son aplastadas con una virulencia inusitada por el Gobierno, que suma más de mil muertos solo en los dos primeros meses. La escalada de manifestaciones y brutalidad estatal persiste, la UE y EEUU imponen sanciones a Siria y la ONU la acusa de crímenes contra la humanidad, aunque también parece que los cometen en la orilla de enfrente. En algún momento indeterminado entre 2011 y 2012, la rebelión se convierte definitivamente en guerra civil, con la formación del ‘Ejército Libre de Siria’, compuesto por ciudadanos que toman las armas y desertores del Ejército oficial que se niegan a disparar contra el pueblo.

\r\n

La presión internacional sobre Al-Assad se incrementa, incluidas reiteradas peticiones de dimisión y de creación de un gobierno de unidad nacional por parte de la Liga Árabe. En un intento de simular cierto aperturismo, organiza el dictador un referéndum en febrero de 2012, para aprobar una nueva Constitución que declara la democracia multipartidista; lo aprueba el 90% de los votantes, pero la ONU le resta credibilidad por el contexto bélico. Se recrudecen los combates, y los revolucionarios, alimentados progresivamente también por milicias islamistas y kurdas, llegan a entrar en la capital, Damasco. Pero el presidente no pierde su altivez, y avisa de que, si él cae, puede arder todo Oriente Próximo. De hecho, militarmente no da su brazo a torcer y recupera terreno, ayudado también desde el exterior por Rusia, China o Irán. En abril de 2012, el régimen bombardea sin escrúpulos a la población civil del bastión rebelde de Homs, con otro millar de muertos en unas horas.

\r\n

La comunidad internacional se divide en torno a esta guerra. EEUU y sus aliados, afines a los rebeldes, advierten y amagan, pero no llegan a dar, quizá temerosos de que la situación se vaya aún más de las manos. El punto de máxima tensión se sitúa el 21 de agosto de 2013, cuando un ataque con armas químicas –que no era el primero de la contienda- mata a más de 1.400 personas en Guta, suburbio de Damasco. El presidente de EEUU, Barack Obama, dice ante las cámaras que Siria ha cruzado la “línea roja”, pues este tipo de armamento está prohibido internacionalmente, aunque Siria nunca firmó ese tratado. Parecía dar por hecho una intervención militar, siquiera aérea, pero reculó. Los bombardeos no llegarían hasta un año después, y contra el apogeo del Estado Islámico, no contra Al-Assad.

\r\n

El Estado Islámico, la gran amenaza: 

\r\n

Y no solo para Siria, desde luego. Esta organización yihadista suní se forjó en el vecino Irak desde años antes, pero en 2013 aprovechó el caos y cruzó la frontera con Siria, donde ha llegado a dominar el tercio oriental, estableciendo su capital en Raqqa. En ese momento se le conocía como ‘Estado Islámico de Irak y el Levante’ (ISIS, en inglés), pero en junio de 2014 proclamó la instauración de un nuevo Califato, en el que el líder terrorista Abu Bakr al-Baghdadi se autoproclamó ‘califa Ibrahim’ y reclamó obediencia de todos los musulmanes del mundo. El nombre también fue recortado de nuevo a Estado Islámico (IS), ya que la coletilla final se le quedaba corto: su aspiración es dominar todo el territorio que alguna vez estuvo bajo el poder de los sucesores de Mahoma. La amenaza es, pues, global.

\r\n

No es ninguna broma, como demuestra la brutalidad sin límites de su proceder, la limpieza étnica de kurdos –que los combaten ante el abandono internacional- y la aniquilación de poblaciones enteras si se niegan a convertirse a la rama suní del Islam. O sus terribles vídeos de decapitación de cooperantes occidentales, mundializados vía Internet. Incluso crucifixiones, han llegado a perpetrar. La interpretación radical de la ‘Sharia’ o ley islámica es su guía, y el mensaje ha calado, formando a su alrededor un ejército que, según fuentes, puede sumar más de 100.000 yihadistas. Muchos de ellos ni sirios ni iraquíes, sino integristas de otras partes, ávidos de propagar sus creencias sin reparar en tropelías. En septiembre, EEUU se animó a bombardear también posiciones del IS en territorio sirio, cuando antes limitaba sus ataques a la parte iraquí. ¿Será peor?

\r\n

Exportación masiva de refugiados:

\r\n

En toda guerra siempre se habla lógicamente de los muertos, pero la cosa no queda ni mucho menos ahí: heridos, mutilados, traumatizados… también cuentan entre las víctimas. Y por supuesto los que deben dejar sus hogares con lo puesto, tratando de no ser los siguientes. La barbarie imperante en Siria ha dejado una vuelta de tortilla triste y sorprendente: hasta antes de 2011 era uno de los países del mundo que más refugiados acogía, y ahora es el segundo a escala planetaria que más produce, solo detrás de Afganistán.

\r\n

Los datos son escalofriantes: a mediados de 2014, y según la agencia de la ONU para los refugiados (ACNUR), unos tres millones de sirios –kurdos inclusive- habían cruzado las fronteras para escapar de la muerte, sobre todo en dirección a los vecinos Líbano, Jordania y Turquía. Solo en el pequeño Líbano se concentra un millón de sirios, lo que supone un cuarto de la propia población del país, que no da abasto para atender a tanta gente. Esto se une a que, sin salir de Siria, en torno a 6,5 millones de habitantes han tenido que dejar sus casas por el mismo miedo, convirtiéndose en una suerte de ‘refugiados internos’. En total, casi la mitad de la población siria ha tenido que escapar hacia alguna parte.

\r\n

POR QUÉ

\r\n

Para que buena parte de un pueblo se levante en armas contra un gobernante autoritario han de juntarse muchas cosas, pero lo cierto es que en Siria el odio estaba larvado, había gasolina. Pero faltaba la chispa de las protestas masivas en otros países similares. Además de cuatro décadas seguidas bajo el yugo de los al-Assad, uno de los más cerrados del mundo árabe, se daba en Siria una peculiaridad religiosa, por mucho que el estado sea formalmente laico: la inmensa mayoría de los sirios de a pie son de la rama musulmana suní, y la familia dominante es alauí, una variedad de los chiíes, la otra gran rama de la creencia del Islam.

\r\n

El régimen se sustentaba en un partido único, el Baaz, que se mezclaba con la religión, o sea con la afinidad al gobernante: todo puesto de mando, por cercano a la base que fuera, era para un alauí y no había discusión. Además, los conatos de levantar la voz terminaban con sus protagonistas para siempre. Por ejemplo, en 1982 hubo una rebelión suní en la ciudad de Hama, y el régimen disparó con todo: de 10.000 a 20.000 muertos, según las fuentes. Esas cosas no se olvidan, y contribuyó sin duda a la radicalización de la ciudadanía en general, que esperaba su momento. Por si fuera poco, las reservas petrolíferas del país empezaron a mostrar síntomas de agotamiento desde años antes de 2011, con lo que se triplicó el precio del combustible y los alimentos. Y todo se juntó con a una sequía terrible que no hizo sino empeorar ambiente. 

\r\n

Siempre se ha sospechado además de ‘Occidente’ como alentador directo o indirecto –pero siempre silencioso- de las revueltas de la ‘Primavera Árabe’, para que la población de cada país eliminase a dirigentes que empezaban a no interesarle. Pero si en el caso de Siria también ha sido así, está claro que el tiro le ha salido por la culata y se habrá arrepentido. Los ilusos pensábamos que de estas manifestaciones iban a brotar nuevas repúblicas democráticas y felices, y a menudo lo único que ha habido es asesinatos masivos y una situación política peor de lo que estaba.

\r\n

Pero la irrupción del Estado Islámico (IS) en Siria, un enemigo realmente mucho mayor, puede dar una irónica vuelta de tuerca a todo, porque ahí hay pocas divisiones en la comunidad internacional. Como apuntan cada vez más analistas, no es descartable que la OTAN termine uniéndose a los partidarios del régimen sirio, incluida la teocracia chií de Irán para combatir al IS y salvar a al-Assad. Al fin y al cabo, y desde el punto de vista iraní, el presidente sirio también es chií, y los suníes yihadistas del IS ya han dicho que allá por donde pasen, queda abolida toda normativa política y religiosa previa, por musulmana que sean. Al-Assad sería, pues, un personaje útil para todos.

\r\n

CUÁNDO (cronología de hitos)

\r\n

A menudo, la antiquísima historia de Siria es indiferenciable durante muchos siglos de la otros actuales países de Oriente Próximo, pues los límites de hoy son muy recientes. Por ejemplo la costa de esa parte del Mediterráneo, dividida hoy con Líbano, es donde vivían los antiguos y famosos fenicios, que evidentemente no distinguían las futuras fronteras.

\r\n
    \r\n
  • ± 3000-2250 a.C.: civilización de Ebla, una de las más antiguas del mundo, que se extendía por la Siria actual.
  • \r\n
  • ± 2250-1750 a.C.: dominio de los summerios de Mesopotamia, en la actual Irak.
  • \r\n
  • S. XVIII-XII a.C.: distintos dominantes se suceden: asirios (del Kurdistán-norte de Irak actual), egipcios, hurritas (del este de Turquía actual).
  • \r\n
  • ± 1200 a.C.: los fenicios, grandes comerciantes, se asientan durante siglos en las costas de lo que hoy son Líbano, Siria e Israel. Desde ahí fundarían ciudades en todo el Mediterráneo.
  • \r\n
  • S. XII-IX a.C.: los arameos, pueblos probablemente del mismo desierto sirio, fundan varios reinos, como el de Damasco.
  • \r\n
  • S. IX-VI a.C.: asirios y neobabilonios (de Mesopotamia) se suceden en el control.
  • \r\n
  • 539-333 a.C.: los persas (del Irán actual) conquistan el imperio neobabilónico, y por tanto lo que hoy es Siria.
  • \r\n
  • 333-64 a.C.: invasión griega, con Alejandro Magno. A su muerte en 323 a.C., su vastísimo imperio se divide entre sus lugartenientes, formándose los llamados ‘reinos helenísticos’ de inspiración griega: Siria forma parte del reino seléucida.
  • \r\n
  • 64 a.C.-395 d.C.: Roma conquista el territorio. Solo queda más o menos independiente el célebre reino de Palmira, escudo contra los persas.
  • \r\n
  • 395-633: en la partición del Imperio Romano, queda el territorio sirio en la mitad de Oriente, es decir en Bizancio. Hay paz y prosperidad.
  • \r\n
  • 633-1077: dominio árabe, que incluye las épocas del Califato omeya, el abasí y el fatimí de Egipto.
  • \r\n
  • 660-750: Califato de Damasco, con la dinastía omeya: la capital siria es también la del ya enorme mundo islámico. Terminarán con él las disputas internas, y toma el relevo la dinastía abasí de Bagdad. 
  • \r\n
  • 1077-1303: etapa turbulenta, sobre todo en la costa, con dominio que va cambiando de manos entre los bizantinos, los turcos selyúcidas (de Asia Central), los cruzados europeos (cuyo último bastión, San Juan de Acre, cae en 1291) e incluso los mongoles.
  • \r\n
  • 1303-1516: los mamelucos de Egipto dominan Siria en una época negra: decadencia, rapiña y algunas invasiones turcas.
  • \r\n
  • 1516-1916: dominio del Imperio Otomano, con capital en Estambul. Siria, dividida en tres provincias gobernadas cada una por un bajá, aunque en el interior seguían mandando los árabes, de facto y a cambio de tributos. En la etapa 1833-40, breve dominio egipcio.
  • \r\n
  • 1916-1946: dominio colonial de Francia, tras caer el Imperio Otomano en la Primera Guerra Mundial. Francia divide el territorio en dos, germen de los actuales países de Siria y Líbano.
  • \r\n
  • 1946: independencia (ya anunciada en 1941); desde el principio el gobernante Bloque Nacional habla con Líbano e Irak para crear ‘La Gran Siria’, pero las diferencias con los cristianos libaneses impiden la fusión.
  • \r\n
  • 1949-1954: sucesivos golpes militares en la joven república.
  • \r\n
  • 1958-61: efímera ‘República Árabe Unida’, que junta a Siria, Egipto y Yemen. Termina en golpe de estado tras el cual gobierna el partido nacionalista Baaz, que no dejará de buscar de nuevo ‘La Gran Siria’.
  • \r\n
  • 1967: Guerra de los Seis Días contra Israel; los judíos se acercan mucho a Damasco, y al retirarse ocupan (hasta hoy) los estratégicos Altos del Golán, que eran sirios.
  • \r\n
  • 1968-70: golpe de estado del ala radical del Baaz.
  • \r\n
  • 1970-2000: gobierno autoritario, opresor y declaradamente marxista de Hafez al-Assad, próximo a la U.R.S.S. y acusado de instigar el terrorismo en ‘Occidente’. Se modera un poco su socialismo tras caer la U.R.S.S. Controla el Baaz, partido único.
  • \r\n
  • 1982: rebelión islamista en la ciudad de Hama, aplastada por el régimen sin contemplaciones: hasta 20.000 muertos, según fuentes.
  • \r\n
  • 2000: muere Hafez al-Assad y le sucede su hijo Bashar, que cambia poco.
  • \r\n
  • 2011: ola creciente de protestas en varias ciudades sirias, en el marco de la llamada ‘Primavera Árabe’ que pide reformas aperturistas, brutalmente reprimidas por el régimen. Terminan en verdadera guerra civil contra un recién constituido ‘Ejército Libre de Siria’, tenido por brazo armado del opositor Consejo Nacional Sirio.
  • \r\n
  • 2012: nueva Constitución que declara la democracia multipartidista, no creída ni fuera ni dentro del país. Bombardeo de la ciudad de Homs por parte del régimen; más de mil muertos, la mayoría civiles. Los rebeldes llegan a tomar prácticamente las dos principales ciudades, Damasco y Alepo, pero después Al-Assad remonta.
  • \r\n
  • 2013: entra en el conflicto la famosa milicia chií libanesa Hezbollah, que apoya a Al-Assad, también chií. El 21 de agosto, ‘Masacre de Guta’: ataque con armas químicas en ese suburbio de Damasco, saldado con más de 1.400 metros; los dos bandos llaman al otro culpable. Además entra un nuevo actor en juego: los yihadistas radicales del Estado Islámico, que crece en Irak y combate contra los dos bandos de Siria a la vez.
  • \r\n
  • 2014: bombardeos de EEUU y sus aliados en Siria, pero solo contra las posiciones del Estado Islámico, que asesina cooperantes británicos y estadounidenses y cuelga sus decapitaciones en Internet. La guerra civil siria llega a los 200.000 muertos.
  • \r\n
\r\n

------------------------------------------------------------------

\r\n

Foto: http://pixabay.com/en/architecture-baniyas-syria-travel-88040/

\r\n

Escrito por César Ferrero Neira

Comentarios

Artículos relacionados

Una Yihad ofensiva, violenta y global

La yihad actual, entendida como la expansión de una fe religiosa extremista, ultraconservadora, violenta y contraria al islam tradicional y al reformador, ha adquirido una dimensión que alcanza a Europa, Asia y también a África desde hace algo más de 30 años.

La ONU suspende el programa de alimentos a refugiados sirios

Con la suspensión por parte de la Organización de Naciones Unidas de la ayuda alimentaria 1,7 millones de refugiados sirios quedan más desprotegidos si cabe. La oposición siria ha mostrado su preocupación y confía en una reacción internacional rápida.