China

La República Popular China o simplemente China, es un Estado soberano situado en Asia Oriental. Es el país más poblado del mundo, con más de mil trescientos millones de habitantes.

Recuadro de datos oficiales

\r\n
    \r\n
  • Nombre oficial: República Popular China.
  • \r\n
  • Forma de estado: República popular socialista.
  • \r\n
  • Capital: Pekín.
  • \r\n
  • Máximo mandatario actual: Xi Jinping, presidente desde el 14-03-2013.
  • \r\n
  • Extensión: 9.596.961 kilómetros cuadrados (2º del mundo).
  • \r\n
  • Población estimada: 1.350 millones de habitantes (1º del mundo).
  • \r\n
  • Renta per cápita: 6.569 dólares.
  • \r\n
  • Idioma(s): Chino mandarín es el oficial.
  • \r\n
\r\n

DÓNDE (ubicación) 

\r\n

El segundo país del mundo por territorio, solo por detrás de la Federación de Rusia, ocupa muy buena parte del este de Asia. Asomado al océano Pacífico, el macroestado chino cuenta con unos 22.000 kilómetros de frontera, y da con nada menos que 14 países, un récord: al noreste con Corea del Norte, al norte con Mongolia, Rusia, Kazajistán y Kirguistán, al oeste con Tayikistán, Afganistán, Pakistán e India, y al sur (de más occidental a más oriental) con Nepal, Bután, India (de nuevo), Myanmar, Laos y Vietnam. Todo el borde este es costa del Pacífico (salvo la parte que limita con la península de Corea), dividida de sur a norte en Mar de China Meridional, Mar de China Oriental y Mar Amarillo.

\r\n

QUIÉN (colectivos en conflicto) 

\r\n

Por un lado está el Partido Comunista Chino (PCCh), un monstruo de enormes dimensiones y decenas de miles de integrantes que controla todos los mecanismos del poder y que, cambiando de cabeza visible, aspira a autosucederse por los siglos de los siglos. Y por otro está el resto, simpatizantes o no. Con no llevar la contraria al gobernante puede ser suficiente, sin aspirar a más libertad que la que te deje el estado; y los llamados ‘activistas’, simplemente porque piden más derechos, se pueden enfrentar a años de cárcel por esa simple reclamación. 

\r\n

Además, en áreas periféricas como Xinjiang (donde predomina la etnia uigur, enfrentada con la han, predominante en el país), el Tíbet (invadido en 1950) o Mongolia Interior (territorio que abraza al país vecino) hay movimientos independentistas de cierta entidad. Y desde 1949, la isla de Taiwan acoge al Gobierno de la República de China (sin el ‘Popular’), el Ejecutivo pre-comunista que en su día fue el auténticamente gobernante y que se tuvo que atrincherar allí ante el hostigamiento del Ejército Rojo. Reconocido ya por pocos países y de escaso peso, pero bien armado, se supone que es una región en rebeldía que, ¿más pronto que tarde?, tratará Pekín de recuperar.

\r\n

QUÉ (resumen de problemáticas)  

\r\n

Represión contra el ‘subversivo’:

\r\n

En China está prohibido moverse de la foto: el Gobierno (o sea, el Partido Comunista) manda, y quien intente otras vías o insinúe que debería haber más derechos o elecciones multipartidistas es considerado un rebelde peligroso, un ‘subversivo’ antipatriótico contra el que no se ahorrarán medios ni años de cárcel. A veces con detenciones prolongadas sin razón concreta, y con castigos físicos de por medio, si hace falta. A todo esto, las leyes chinas hablan de libertad de reunión, manifestación y expresión, y prohíben la tortura. Nada de eso se cumple.

\r\n

El ejemplo más paradigmático es el del intelectual Liu Xiaobo, premio Nobel de la Paz en 2010. El galardón lo consiguió como autor principal de la ‘Carta 08’, manifiesto que en 2008 pedía respeto a los derechos humanos. Desde finales de 2009, el disidente está condenado a 11 años de cárcel por “incitar a la subversión del poder del Estado”. Y a partir de que le dieron el premio, su mujer Liu Xia vive en arresto domiciliario y sin contacto con el exterior, acusada ¿de…? Solo son dos casos de miles.

\r\n

La gente del ‘Movimiento de los Nuevos Ciudadanos’, activistas que también luchan por más libertades, ha sido condenada a prisión también a decenas. Si hay suerte, se sabe donde están. Si no, desaparecen durante meses sin comunicárselo ni a sus familiares, incluso en lugares secretos de detención conocidos como ‘cárceles negras’, cuya existencia niega Pekín. Son edificios normales y corrientes de uso supuestamente civil, donde se encierra a los arrestados, y cuyos funcionarios prácticamente son impunes de puertas para adentro. Allí pueden ser torturados e incluso morir, denuncia Amnistía Internacional. 

\r\n

La falta de libertad se extiende también a buena parte de los medios de comunicación. Aunque los hay más y menos críticos y más o menos dirigidos, siempre es dentro de unos márgenes considerados como tolerables por los poderosos. Por si fuera poco, los sitios de Internet considerados peligrosos para la nación, habitualmente extranjeros (empezando por ‘Google’) o los blogs críticos de activistas internos, son censurados y sus autores reprimidos y en carcelados. Lo que a la vez se usa para propulsar versiones autóctonas, como el buscador ‘Baidu’, el llamado ‘Google chino’.

\r\n

Pena de muerte:

\r\n

Es la condena máxima de un régimen inflexible y oscurantista. Que, de hecho, no publica números oficiales sobre gente a la que quita la vida por delitos supuestamente gravísimos. Últimamente la Fundación Dui Hua, con sedes en Hong Kong y San Francisco (EEUU), ha publicado datos que le habría transmitido un contacto ‘desde dentro’: en 2013, el estado chino habría matado a 2.400 reos. Sean exactas o no estas cifras, se da por hecho que China concentra más del doble de las ejecuciones capitales en el mundo. Según recoge Amnistía Internacional, en el mismo 2013 el resto de países sumarían 778… un tercio, ya se ve.

\r\n

Esta vertiente de la Justicia china es horrible, pero llegó a ser peor y va a menos. Se calcula que unas 24.000 personas fueron condenadas a muerte en 1983, y unas 12.000 en 2002, y desde entonces han ido bajando casi año a año. Más recientemente, en 2011, también se redujo el número de delitos que pueden derivar en asesinato ‘con todas las de la ley’, de 68 a 55. Si ya de por sí esta pena es éticamente execrable, además muchos de estos delitos no son de sangre: fraude fiscal, tráfico de drogas o de armas, etcétera. 

\r\n

Hong Kong pide lo suyo: 

\r\n

Por esas cosas de la llamada ‘geopolítica’, la hoy minirregión autónoma de Hong Kong fue colonia británica entre 1842 y 1997, anteayer en términos históricos. Por lo que se perdió el primer medio siglo de la China comunista, especialmente sus épocas más radicales. Volvió al ‘seno materno’ hace menos de dos décadas con una economía plenamente capitalista –que Pekín sí respetó- y peculiaridades administrativas y jurídicas, además de una mentalidad colectiva mucho más abierta e informada que las de sus compatriotas. Por eso se pueden permitir revueltas desobedientes como la ‘revolución de los paraguas’ iniciada a finales de septiembre de 2014, prácticamente imposibles en el resto de China.

\r\n

La entrada con condiciones en la ‘dictadura de partido’ de China implica más libertades que en el resto del país, pero también que Hong Kong no tenga elecciones abiertas para elegir a sus gobernantes. Y si hasta ahora estos los escogía una especie de ‘consejo de notables’ de 1.200 personas -muchas de ellas demasiado vinculadas al Ejecutivo central-, Pekín le había prometido a la ciudad-región de más de 7 millones de habitantes un cambio aperturista de cara a los comicios de 2017, que dio a conocer en verano de 2014. Se quedaba corto, sin duda: los hongkoneses podrían elegir, sí, pero de entre los pocos candidatos que previamente señalasen esos 1.200. Censura política previa en estado puro. 

\r\n

El 28 de septiembre, activistas por los derechos democráticos y estudiantes empezaron a acampar en las calles pidiendo elecciones auténticas. Y quién sabe si el movimiento no se habría disipado antes de no mediar el intento de disolución que llegó desde el Gobierno autónomo de Leung Chun-ying. Fueron duros ataques policiales con gases lacrimógenos y gas pimienta, resistidos por los protestantes usando todo lo que tuvieran para taparse, paraguas incluidos: de ahí el nombre. A la autoridad le salió el tiro por la culata, porque eso no hizo sino encrespar los ánimos y multiplicar el número de manifestantes. Ha habido disturbios, intentos de diálogo y pasos atrás, pero ninguna de las partes se atreve a dar un salto definitivo por miedo a las consecuencias. ¿Cómo terminará…? 

\r\n

Tensiones separatistas en la periferia: 

\r\n

El segundo país del mundo por extensión no podía librarse de que algunas de las regiones fronterizas quieran ser otra cosa: entre simplemente más respetadas en sus peculiaridades y directamente independientes. Allí habitan altos porcentajes de otras etnias que no son la ‘han’, la dominante en el conjunto del territorio chino, al margen de la cual hay otros 56 grupos étnicos reconocidos en el ‘Gigante Asiático’. Eso pasa en las regiones autónomas del Tíbet y Xinjiang, al oeste de China, y en menor medida Mongolia Interior, llamada para diferenciarla en esa época en que Pekín dominaba también ‘Mongolia Exterior’ (el actual país, independiente desde los años 20 del siglo pasado). Si la represión es habitual para cualquier chino que se salte el guión, eso se duplica si además quien las formula no es un ‘han’. 

\r\n

El remoto e inhóspito Tíbet es un ejemplo mundial de país invadido sin que la comunidad internacional quiera/pueda hacer nada. Está situado en la meseta más elevada del planeta (media de 4.500 metros de altura), un espacio rodeado también por algunas de las montañas más altas del globo. Era una sociedad teocrática y feudal, con el Dalái Lama (cabeza de una rama del budismo tibetano) como líder político y espiritual. Lo de lugar feliz o no sería dependiendo de quién fuera el preguntado. Fue el Tíbet anexionado por la China comunista en 1950, y tras la enorme revuelta independentista de 1959 (castigada con miles de muertos y de deportados o fugitivos) el Dalái Lama y muchos seguidores huyeron a Dharamsala, India, donde siguen exiliados. No estaba permitida la religión, en aquella China.

\r\n

No cesaron las reivindicaciones tibetanas de un mundo mejor, o al menos un mundo anterior. Ni la represión: en 1966, durante la ‘Revolución Cultural’ de Mao, miles de templos budistas fueron arrasados por los chinos, y miles de monjes asesinados. En 2008, ¿aprovechando? la celebración de los Juegos Olímpicos en Pekín, se llevó a cabo una nueva y sonada revuelta tibetana, con ataques a los han, duramente reprimida y con un número desconocido de fallecidos. Y desde 2010, no son raros los tibetanos que se queman a lo bonzo para pedir el respeto de su cultura y su religión. Todo ello pese a que el propio Dalái Lama (Tenzin Gyatso) dice haber renunciado ya a la independencia y simplemente pide autonomía y respeto. Así como –desde 2011- incluso renuncia al dominio político y se queda en representante espiritual.

\r\n

Al norte de Tíbet, y limitando con Mongolia y ese ramillete de países terminados en ‘istán’, está la región autónoma de Xinjiang. Es el mayor territorio de los 30 en que se divide China, pero solo está poblado por 20 millones de habitantes. Casi de la mitad de los cuales pertenece a la etnia uigur, con idioma propio, mayoritariamente musulmana y emparentada con otras nacionalidades del Turkestán, que sí tienen estado propio. Eso, un territorio independiente o al menos donde respeten su historia y costumbres, es lo que pide también parte de este pueblo, lo que incluye algún grupo tildado de terrorista. Ocasionalmente se dan ataques –a veces a puro cuchillo- contra ciudadanos han, que son los que controlan los mandos también allí, y la respuesta de Pekín tampoco repara en contundencia. Por esto, cientos de personas murieron en los conflictos de 2009.

\r\n

POR QUÉ 

\r\n

Un país mastodóntico de 1.350 millones de habitantes no es fácil de gobernar en ningún caso. Y cuando es el mismo partido quien manda durante casi 7 décadas, el anquilosamiento, el colesterol político, es un riesgo cierto. Es China una dictadura ‘de partido’, con un rostro cambiante al frente del Ejecutivo –solo se permiten dos legislaturas por presidente- pero los mismos resortes quitando y poniendo líderes desde la Segunda Guerra Mundial. La teoría habla de otros partidos autorizados, pero mínimos y de obligatoria pleitesía al ‘grande’.  

\r\n

El Partido Comunista suma unos 80 millones de afiliados, y nadie fuera de él puede aspirar a un cargo más allá de la administración local, porque el PCCh controla las reglas de juego e impone a la vez a los candidatos en los parlamentos regionales y la enorme Asamblea Popular Nacional. Y por supuesto al presidente, y al Gobierno, y a los jueces. La separación de poderes… en otro sitio. Es difícil, muy difícil, que esto deje de ser así: todo es suyo. Porque los que ahora mueven los hilos, deciden quién sube y quién baja y marcan las rutas en el PCCh son hijos, amigos o nietos de los que lo hicieron en la generación anterior, y estos a su vez llegaron así.  

\r\n

Todo el poder se concentra pues en el partido, inmerso en tres cuartos de siglo de endogamia y poder indiscutido. No existe más debate que el interno, y casi como consecuencia lógica ha construido una enorme cadena de favores y contrafavores entre sus miembros y los gobernantes de todos los rangos posibles. La corrupción es un mal endémico, contra la que ahora dice querer luchar el presidente Xi Jinping. Asegura que pondrá coto a “tigres y moscas”, es decir a cargos manchados de todos los niveles. Para sus críticos, solo está disfrazando una purga interna de rivales directos. 

\r\n

Es cierto que, tras la muerte de Mao (antes nadie se atrevió a toser), los dirigentes del PCCh fueron cambiando la economía plenamente dirigida que llevó a la ruina a la U.R.S.S. y dejando mucha más libertad a la empresa privada –lo que no sucede en el campo político, claro-. Eso ha terminado despertando al gigante, con unas tasas de crecimiento económico estratosféricas, imposibles, que han convertido a China en una locomotora mundial en este aspecto.  De puertas adentro, en los últimos años la desigualdad entre más y menos pudientes ha crecido, pero la pobreza se ha reducido espectacularmente también. Y eso le viene muy bien al poder, para tener a la población tranquila…

\r\n

De por sí, se dice que los chinos han estado acostumbrados a la sumisión desde hace milenios, literalmente: primero a obedecer a los emperadores, luego al partido. Y si no hay penurias económicas, una sociedad propensa a quedarse quieta en aras de la estabilidad tiende a permanecer así, razonablemente conforme. Lo  que hace más peligroso aún la labor de quien osa a salir de lo establecido y luchar por los derechos. Sin embargo, en el segundo semestre de 2014, la economía china ha dado ciertos síntomas de enfriamiento, subiendo ‘solo’ un 7%. Es el ascenso más modesto en un lustro, lo que preocupa dentro y fuera. ¿Será un bajón de este tipo –cuando llegue de verdad- lo que propicie un cambio democrático?

\r\n

CUÁNDO (cronología de hitos) 

\r\n

Durante los primeros siglos, la historia de la enorme China está más localizada en la gran cuenca del río Amarillo, a la que pertenece Pekín, en la zona de la desembocadura. Poco a poco fue incluyendo más de sus territorios actuales.

\r\n
    \r\n
  • 1766-1046 a.C.: reinado de la dinastía Shang o Yin, primera de la que se tiene constancia (la supuestamente anterior dinastía Xia no está del todo demostrada). Domina la cuenca del río Amarillo.
  • \r\n
  • 1046-771 a.C.: dinastía Zhou occidental, que derroca a la anterior. 
  • \r\n
  • 771-221 a.C.: dinastía Zhou oriental, época en la que de facto conviven muchos estados independientes bajo el poder nominal del rey. En esta época destaca Confucio (551-479 a.C.), filósofo que enfatiza la responsabilidad moral del gobernante.
  • \r\n
  • 221-206 a.C.: dinastía Qin; se considera a su primer representante, Qin Shi Huandgdi, el primer emperador de la China unificada, que estandariza medidas, monedas y escritura. Gran represor, para su mausoleo se fabrican los conocidos ‘guerreros de terracota’ de Xian.
  • \r\n
  • 206 a.C.-220 d.C.: dinastía Han, menos centralista y que más o menos abarca ya la mitad este de la actual China. Prosperidad y estabilidad, arraiga el confucionismo y se entra de lleno en la Ruta de la Seda y penetra, a su vez, el budismo. Se construye la Gran Muralla, contra los invasores nómadas del norte.
  • \r\n
  • 220-280: período de ‘Los Tres Reinos’, que se dividen el territorio de los Han: Wei (norte), Wu (sureste) y Shu-Han (suroeste).
  • \r\n
  • 280-304: dinastía Jin: reunificación china.
  • \r\n
  • 304-420: época de los Dieciséis Reinos: los nómadas procedentes del norte conquistan la parte norteña a los Jin, que quedan relegados a la parte sur. Fragmentación.
  • \r\n
  • 420-589: los touba (de origen mongol) reunifican el norte, y de ahí siguen dos estados chinos que viven varias dinastías cada uno.
  • \r\n
  • 589-618: dinastía Sui, que tras ‘nacer’ en el norte conquista el sur: nueva reunificación.
  • \r\n
  • 618-907: dinastía Tang. Desarrollo cultural, expansión territorial (por ejemplo hasta el noroeste actual de los uigures, Xinjiang), edad de oro de la Ruta de la Seda. Xian, la capital del imperio, es posiblemente la ciudad más esplendorosa del mundo.
  • \r\n
  • 907-960: época de las Cinco Dinastías: disgregación china a la caída de los Tang.
  • \r\n
  • 960-1279: dinastía Song: mucho comercio, creación de grandes ciudades. Desde 1127, los Song quedan confinados en el sur.
  • \r\n
  • 1279-1368: los mongoles toman y reunifican definitivamente China tras derrotar a la dinastía Song de la mano de Kublai Kan (nieto de Gengis Kan). Desde medio siglo antes ya habían ido incorporando territorios. En 1271, funda Kublai la dinastía mongola Yuan, que traslada la corte a Pekín y básicamente está radicada en lo que hoy son China y Mongolia.
  • \r\n
  • 1368-1644: dinastía Ming, que derrota a los mongoles. Mejora sustancial de la Gran Muralla, añadiéndole piedra y ladrillo, y construcción del palacio imperial llamado ‘Ciudad Prohibida’.
  • \r\n
  • 1553: los portugueses fundan el puerto de Macao, primer asentamiento europeo en el país.
  • \r\n
  • 1644-1912: dinastía Qing de los manchúes, chinos de Manchuria (límite noreste con Rusia, Mongolia y Corea). En 1644 conquistan Pekín, e imponen las costumbres e idioma manchúes. En su último siglo, decadencia y varias guerras y posesiones perdidas.
  • \r\n
  • 1839-42: Primera Guerra del Opio entre Reino Unido y China, por la prohibición del tráfico de este por parte del emperador. Ganan los británicos, que reciben la colonia de Hong Kong hasta 1997.
  • \r\n
  • 1851-64: Rebelión Taiping, con en torno a 20 millones de muertos: terrible guerra entre el Ejército imperial de los Qing y el ‘Reino Celestial de la Gran Paz’, estado teocrático autoescindido en el sur de China y dirigido místico cristiano Hong Xiuquan. La ayuda de Francia e Inglaterra salva al imperio.
  • \r\n
  • 1856-60: Segunda Guerra del Opio, que impulsan Reino Unido y Francia para más permisos comerciales. Vuelven a ganar los europeos.
  • \r\n
  • 1894-95: guerra contra Japón, con nueva derrota: China pierde la isla de Taiwan y su influencia sobre la Península de Corea.
  • \r\n
  • 1911-12: revolución republicana de Xinhai, que termina con la abdicación del aún niño Puyi, ‘el último emperador’.
  • \r\n
  • 1912-49: convulsa República de China.
  • \r\n
  • 1912-16: dominio de Yuan Shikai, inicialmente presidente de la república y luego como dictador, autoproclamado emperador.
  • \r\n
  • 1916: a la muerte de Yuan Shikai, china entra en guerra civil entre varios caudillos. El revolucionario Sun Yat-sen, líder del Kuomintang (Partido Nacionalista Chino), forma otro Gobierno en Cantón, al sur.
  • \r\n
  • 1921: fundación del Partido Comunista de China (PCCh). Independencia definitiva de Mongolia, unida en su destino a China desde que los mongoles conquistaron a los Song en el siglo XIII.
  • \r\n
  • 1926: tras la muerte de Sun Yat-sen, su sucesor en el Kuomintang, Chiang Kai-shek, conquistará buena parte del centro y norte chinos. Al principio se apoya también en el PCCh, después lo persigue.
  • \r\n
  • 1934-35: la ‘Larga Marcha’ o escapada kilométrica del Ejército Rojo de los comunistas chinos, que huyen de las fuerzas republicanas. Supone el ascenso de Mao Zedong como líder del bando comunista.
  • \r\n
  • 1937-45: guerra de resistencia contra la invasión de Japón, que une temporalmente a PCCh y Kuomintang contra la agresión exterior. Termina con la derrota japonesa en la Segunda Guerra Mundial. China recupera Manchuria y Taiwan.
  • \r\n
  • 1945-49: rebrota la guerra civil en China, entre comunistas –apoyados en el agro- y nacionalistas –con más fuerza en las urbes-. Ganan los primeros, y los segundos se exilian en la isla de Taiwan, independizada de facto hasta hoy.
  • \r\n
  • 1949-¿?: República Popular China, radicalmente controlada por el Partido Comunista e inicialmente bajo un modelo estalinista de economía dirigida y de amplia represión, que se va abriendo en lo económico.
  • \r\n
  • 1949-76: Mao Zedong, el ‘Gran Timonel’, líder absoluto. Practica el culto a la personalidad hasta su muerte.
  • \r\n
  • 1950: invasión y anexión del Tíbet. 
  • \r\n
  • 1958-61: fracasado ‘Gran Salto Adelante’, o intento de lograr la industrialización y colectivización por la vía rápida de la economía china. El despropósito se une a las malas cosechas para matar de hambre a más de 20 millones de personas.
  • \r\n
  • 1959: levantamiento y enorme manifestación en el Tíbet, pidiendo la independencia, que el Ejército chino sofoca matando a miles de tibetanos. El Dalái Lama se exilia en las cercanas montañas indias.
  • \r\n
  • 1960: ruptura de relaciones con la U.R.S.S., nacida de la relativa flexibilización de las tesis comunistas en Moscú tras la muerte de Stalin.
  • \r\n
  • 1966-69: ‘Revolución Cultural’, en la que Mao Zedong radicaliza su postura y la emprende contra profesores e intelectuales que supuestamente carecían de fervor revolucionario. Represión terrible.
  • \r\n
  • 1976: muere Mao Zedong.
  • \r\n
  • 1978: con el nuevo líder y también autoritario Deng Xiaoping (el ‘Pequeño Timonel’), progresiva apertura comercial hacia ‘occidente’, y reformas económicas hacia la ‘economía de mercado socialista’, que mezcla ambos sistemas.
  • \r\n
  • 1989: masacre de la Plaza de Tiananmén: tras varias jornadas de protestas estudiantiles pidiendo más libertades, el Ejército las aplasta, con un número incierto de muertos (cientos, o miles) y condena internacional de por medio.
  • \r\n
  • 1997: Hong Kong deja el entorno británico y vuelve a soberanía china, manteniendo peculiaridades como el capitalismo: ‘Un país, dos sistemas’.
  • \r\n
  • 2002: histórico discurso del presidente Jiang Zemin en el XVI Congreso del PCCh, en el que se insinúa un acercamiento más profundo hacia el capital privado.
  • \r\n
  • 2003-2013: Hu Jintao, presidente de China. Espectacular crecimiento económico, no acompañado de más libertades de enjundia.
  • \r\n
  • 2008: Juegos Olímpicos de Pekín, sede elegida en 2001 pese a las múltiples violaciones de los derechos humanos en China. Disturbios en el Tíbet y violenta represión.
  • \r\n
  • 2009: en julio y en la región autónoma de Xinjiang, mueren entre 150 y 400 personas en enfrentamientos entre la etnia uigur (mayoritaria allí) y la han (mayoritaria en el país), y por la represión policial de los primeros.
  • \r\n
  • 2013: Xi Jinping, nuevo presidente de la República Popular China.
  • \r\n
  • 2014: el presidente Xi Jinping declara la lucha sin cuartel contra la corrupción. Se investiga al ex ministro nacional de Seguridad, Zhou Yongkang, el cargo más alto que vive esta situación desde la toma comunista del poder en 1949.
  • \r\n
\r\n

------------------------------------------------------------------

\r\n

Foto: http://pixabay.com/es/rascacielos-china-ciudad-calle-14112/

\r\n

Escrito por César Ferrero Neira

Comentarios

Artículos relacionados

Hong Kong: Paraguas por la democracia

\r\n\r\n\r\n\r\nDurante el último mes se suceden concentraciones pacíficas en las que decenas de miles de personas piden una reforma del sistema electoral de Hong Kong: solicitan el sufragio universal para elegir a sus gobernantes. Solicitan democracia. \r\n\r\n\r\n\r\n

Lo que los manifestantes de Hong Kong (y todo el mundo) deben saber sobre FireChat

El lunes 29 de setiembre de 2014, entusiastas de los medios sociales y algunos medios occidentales dieron a conocer un aluvión de historias acerca de los manifestantes pro-democracia en Hong Kong usando la aplicación de chat FireChat. Aunque aparentemente muchas de estas cuentas exageraron la popularidad de la aplicación, activistas e investigadores en el campo de la seguridad cercanos al tema creen que es importante informar al público acerca de qué es esta aplicación – y lo que no es.

Millones de vidas inexistentes

Cada vez que utiliza su carné de identidad, a Zhang Shufang le embarga una profunda tristeza. Porque su falsa existencia oficial se la debe a una tragedia familiar.