Camboya

Camboya, cuyo nombre oficial es Reino de Camboya, es un país ubicado al sur de la península Indochina, en el Sudeste Asiático.

Recuadro de datos oficiales

\r\n
    \r\n
  • Nombre oficial: Reino de Camboya.
  • \r\n
  • Forma de estado: monarquía constitucional electiva.
  • \r\n
  • Capitán: Phnom Penh.
  • \r\n
  • Año de independencia: 1954 (de Francia).
  • \r\n
  • Máximo mandatario actual: Hun Sen, primer ministro desde el 30-11-1998.
  • \r\n
  • Extensión: 181.000 kilómetros cuadrados (89º del mundo).
  • \r\n
  • Población estimada: 14 millones de habitantes (62º del mundo).
  • \r\n
  • Renta per cápita: 772 dólares (2013).
  • \r\n
  • Idioma: camboyano (jemer o khmer) es el oficial.
  • \r\n
\r\n

DÓNDE (ubicación)

\r\n

País situado prácticamente en el extremo sureste del continente asiático, en la llamada Península de Indochina. Mira hacia el sur, al Mar de China Meridional (golfo de Siam, concretamente), y está rodeado por tres países con los que limita: Tailandia (oeste y noroeste), Laos (noreste) y Vietnam (este).  

\r\n

QUIÉN (colectivos en conflicto)

\r\n

La población en general es quien lucha por la supervivencia, contra viento y marea. Afortunadamente, esa guerra crónica que padecía Camboya se ha apagado en la última década y media. Pero a resultas de aquello ha quedado un país ‘en pañales’, empezando por sus instituciones, que tienen que reacostumbrarse al clima de cierta normalidad democrática. 

\r\n

Pero entre el terror y las políticas económicas desacertadas de tanto tiempo, ha quedado una población en precario, con un tercio de sus integrantes por debajo del umbral de la pobreza –un listón muy, muy bajo allí-. Y el grueso del resto de los camboyanos sin otra salida que la emigración a países del entorno, o la de soportar condiciones laborales abusivas por parte, por ejemplo, de la industria textil que sirve a esas grandes marcas internacionales (véase punto ‘Qué’): el beneficio a ultranza es su único dios. Cuando no se ven ‘obligados’, algunos camboyanos, a la prostitución de sus propios hijos para salir adelante.

\r\n

QUÉ (resumen de problemáticas) 

\r\n

Máquinas de coser ‘con grilletes’: 

\r\n

La industria textil es una de las más importantes de Camboya, y aglutina la mayor parte de las exportaciones del país, hacia el resto del continente asiático pero también hacia el llamado ‘primer mundo’. Lo que sus beneficiarios no están (estamos) dispuestos a valorar es el drama vital, callado y diario que hay detrás de nuestra ropa a buen precio. Las grandes marcas que operan allí se aprovechan de la situación, con tantos camboyanos como hay en la miseria, o peligrosamente cerca: la mano de obra es sumamente barata. El esclavismo en la práctica, trabajo multihorario por un salario mísero e incluso en condiciones de hacinamiento, no es raro. Normalmente lo protagonizan mujeres, a veces también niños. Y el sistema juega con dicha necesidad: el que se mueve no sale en la siguiente foto, no será contratado más.

\r\n

A finales de 2013, el Gobierno camboyano fijó el salario mínimo en el entorno de 100 dólares, cuando según la Asia Floor Wage Alliance (institución que vela por un sueldo base digno) debería ser de unos 400 para garantizar sustento, educación y sanidad. Las consiguientes protestas - violentamente reprimidas por las autoridades camboyanas- pedían algo menos de 200 dólares de mínimo salarial, como primer paso. Y eso si solo miramos el dinero que llega a los bolsillos, porque además las trabajadoras suelen pasarse 6 días a la semana (o incluso el pleno) sacándoles humo a las máquinas de coser, incluso 12 horas al día. Todo a cambio de un puñado de monedas que no les permiten mantener a la familia.

\r\n

La Asociación de Fabricantes de Ropa del país no quiere derecho de huelga, porque las marcas internacionales amenazan con no revalidar los contratos de los que viven. Estos son siempre muy a corto plazo, para poder precisamente presionar con ellos. De la misma manera, los acuerdos con las trabajadoras tampoco son por muchos meses: mano de obra hay por todas partes, y solo quien ‘se porta bien’ –por ejemplo, quien no se afilia a sindicatos ni protesta- los puede revalidar, en la práctica. 

\r\n

En los últimos años, una ‘occidental’ ha hecho saltar el tema a los medios internacionales. Tradicionalmente apenas ocupa unos segundos en los informativos, siempre que se hunde o quema algún edificio en el que se trabajaba en condiciones de hacinamiento. Ha sido la jovencísima bloguera noruega de moda Anniken Jørgensen, que tomó parte en un reality show televisivo que la llevó a Camboya, a trabajar durante un mes en las mismas condiciones de explotación que la población autóctona. Saltándose las normas –y bien que lo aplaudimos otros-, no solo denuncia todo lo que allí vio, sino que dio nombres de quién está detrás, haciendo hincapié en el de la multinacional sueca ‘H&M’. Pero hay más que operan allí: se habla de ‘Adidas’, ‘Levi Strauss & Co’ y otras muchas. Que tienden a conformarse con un papelito firmado por los proveedores locales, en el que se garantiza que no hay tal explotación en sus factorías. Si se cumple en la realidad o no, ya es otro cantar.

\r\n

Este abuso no es una exclusividad de Camboya; también se da en países vecinos como China, Bangladés, Indonesia y Malasia. Pero desde luego tiene en el país de la Península de Indochina una de sus capitales: se calcula que, de una población base de 14 millones de habitantes, nada menos que unas 400.000 personas trabajan legalmente en el textil, a veces en las citadas y dudosas condiciones. Y otras 200.000 en empresas ilegales y/o subcontratas del sector, a las que se recurre cuando la demanda pega un subidón puntual, y que por definición ofrecen a su mano de obra peores condiciones aún.

\r\n

El goteo de las minas antipersona: 

\r\n

Una de las situaciones más peligrosas y rocambolescas del mundo se da en los entornos rurales camboyanos. Hace década y media que 30 años de diversas guerras tocaron a su fin, teóricamente; pero, en algunas comarcas, nadie puede dar un paso con tranquilidad, literalmente. Como fantasmas de aquella  barbarie, las minas siguen enterradas a pocos centímetros de la superficie. Los campos de minas siempre serán uno de los sistemas más cobardes y traicioneros de muerte indiscriminada, y además tardan mucho en caducar. Tanto que, solo en 2013, más de 100 camboyanos pisaron una, con 22 muertos y decenas de amputados para siempre. Por su culpa, es éste uno de los países con más tullidos del planeta.

\r\n

Se calcula que unos 6 millones de minas fueron colocados durante las guerras de Camboya; la mitad de éstas yacen aún por ahí, sin estallar ni ser detectadas. Por si fuera poco, no están solas: tampoco explotaron todas las bombas que EEUU lanzó en el país en la década de los 70, cuando parte de las fuerzas del Vietnam del Norte se ocultaba en las selvas del tumultuoso estado vecino. 

\r\n

Las tareas de búsqueda de explosivos empezaron a principios de los 90, después de la paz de 1991 y antes de la ‘paz definitiva’ de 1999. Pero son laboriosas y realizadas con muy pocos medios. Aún pasarán varias décadas hasta que se pueda dar el peligro por extinguido. Según datos de Unicef, en las últimas décadas –desde 1979- ha habido unas 65.000 víctimas de las minas, 20.000 de ellas mortales. Y aunque el descenso está claro –se ha pasado de los 900 afectados en 1999 a los 111 de 2013-, el problema no se puede dar ni mucho menos por solucionado. Desde hace pocos años, las escuelas imparten una asignatura a los niños sobre cómo evitar situaciones de riesgo y qué hacer si se topan con una. Pero hasta que no se desentierre todas las que hay, la muerte seguirá agazapada entre la hojarasca.

\r\n

Lamentable ‘paraíso’ de la prostitución infantil:

\r\n

Por desgracia, las ideas se asocian automáticamente en la cabeza: Camboya y los niños tratados como mercancía sexual. Sobre todo niñas, pero no únicamente. Los pederastas de cierto nivel adquisitivo del mundo, especialmente europeos, saben que en este país del sureste asiático van a tener menos cortapisas para dar rienda suelta a sus taras. Y un vistazo por los barrios ‘rojos’ de la capital Phnom Penh (donde se habla de unos 8.000 menores prostituidos) arroja un panorama desolador para quien conserve algo de humanidad. Y la policía no lo da todo por controlar a las mafias que allí operan. Se dice que la situación ha mejorado, que ya no hay tantísima impunidad como antes. Pero en este campo también que hay que pedalear aún para alcanzar la meta de la decencia plena.  

\r\n

Es triste, pero según Unicef, hasta el 35% de los trabajadores sexuales de la región tiene de 12 a 17 años. Y lo peor de todo es que, según denuncian las ONG que operan en la zona, en la gran mayoría de las ocasiones las menores ofrecidas no son raptadas por  bandas organizadas ni nada parecido; quien las capta, las convence o directamente las ofrece son vecinos y familiares, incluso los propios padres. ` 

\r\n

Como ya hemos señalado, un alto porcentaje de la población camboyana transita muy por debajo del umbral de la pobreza, y hay parejas que encuentran en este auténtico crimen para sus propios hijos… una salida ‘lógica’. Lo más dificultoso es erradicar esa relativamente extendida idea de que tiene su razón de ser. Y sobre todo –esto ya no corresponde a Camboya-, tratar de que la demanda se extinga.

\r\n

POR QUÉ

\r\n

No es fácil desarrollarse en medio de un enfrentamiento constante, y eso es lo que ha vivido Camboya entre el golpe de estado de 1970 y prácticamente el año 2000, especialmente en las dos primeras de esas tres décadas. Solo contando el régimen utópico y asesino de los ‘Jemeres Rojos’ (1975-79), la represión se llevó por delante a unos 2 millones de víctimas, ¡un cuarto de la población del país! En proporción al total de habitantes, está considerado uno de los grandes genocidios de la historia reciente. Fue borrado del mapa todo aquel que no comulgase –o simulase hacerlo- con aquel sistema desquiciado de comunismo a ultranza y sociedad desplazada a la fuerza al campo. Económicamente también fue arrollador, en el mal sentido de la palabra. 

\r\n

Y las heridas permanecen ahí, porque quien no conoce a una víctima de entonces, o a muchas, conoce a un verdugo. O a ambos. El Tribunal para el Genocidio de Camboya fue lanzado por fin en 2006, 8 años después de la muerte natural del genocida-jefe, Pol Pot, que llevaba un año de arresto domiciliario. A estas alturas ha dictado alguna condena a cadena perpetua, pero se mueve con la velocidad de la tortuga, y muchos líderes de la masacre han muerto de viejos antes de ser juzgados, o no durarán mucho más.

\r\n

No todo se circunscribe a ese período fatídico, claro. También después de los Jemeres, siguió un comunismo menos radical –comparado con el régimen de Pol Pot, cualquier otro pisoteo parece una broma-, que no se abrió a nuevas posibilidades hasta finales de los 80. Pero además, los disparos tardarían mucho más en terminar entre el nuevo Gobierno camboyano (para sus enemigos, un títere de la U.R.S.S. y Vietnam) y el antiguo y exiliado de los Jemeres Rojos (apoyado por China y luego por EEUU, ahí es nada). Una sangrienta guerra de guerrillas (1979-1991) cuyos ecos perduran en forma de explosión: las de decenas de miles de minas aún activas, que fueron enterradas en los campos y selvas camboyanas y siguen causando estragos aún hoy.

\r\n

Pese a la paz de 1991 y la sustancial mejora en tranquilidad y posibilidades democráticas, los Jemeres no dejaron realmente de guerrear hasta allá por 1999. Y así es imposible constituir instituciones de garantías, sistemas sanitario o educativo que funcionen, o infraestructuras que sirvan. Todo este contexto de muertes y años de economía desastrosa ha contribuido a las grandes desigualdades, pobreza, abusos laborales impunes por parte de las grandes marcas extranjeras y brotes represivos que siguen dándose en Camboya. Una nación que, pese a sus mejoras macroeconómicas de sus últimos lustros, sigue siendo una de las menos boyantes de Asia, según el Índice de Desarrollo Humano. 

\r\n

Por otro lado, sorprende el poco movimiento nacionalista que hubo en la aún francesa Camboya de la primera mitad del siglo XX. En otras partes de la Indochina gala había reivindicaciones de libertad más importantes, que no se reprodujeron en el antiguo reino de Angkor. Quietismo fomentado por París, que quiso dar pocas posibilidades educativas a la población asiática subordinada. Eso, a la larga, también se ha ido notando en la situación de décadas más tarde.

\r\n

CUÁNDO (cronología de hitos) 

\r\n

De prehistoria poco conocida, ‘de siempre’ vivían en la zona los khmer o jemer, crisol de razas con elementos indios, chinos, australasiáticos, mongoloides… Cruza el país el famoso río Mekong, que después genera un gran delta en la llamada ‘Cochinchina’. Ésta es hoy territorio vietnamita, pero perteneció a Camboya hasta finales del siglo XVII.

\r\n
    \r\n
  • ± 100 d.C.: en el delta del Mekong se funda el reino Fu-nan, muy importante, que aportó escritura y realeza a lo autóctono. Poco a poco crece hacia la Camboya actual, incluyendo principados jemeres de poco vínculo entre ellos.
  • \r\n
  • ± 540: los príncipes Chen-la (jemeres de los confines norteños entre Vietnam y Laos) conquistan el reino Fu-nan. Aproximadamente se llega a unificar lo que hoy son Camboya y Cochinchina. En unas décadas decae su mandato.
  • \r\n
  • 802: Jayavarman II funda el Imperio Jemer o de Angkor, fundamento de la Camboya actual. Reunifica reinos, crea nuevas liturgias y diviniza su propia figura real. Generará con los siglos espectaculares construcciones arquitectónicas.
  • \r\n
  • 1010-1050: reinado de Suryavarman I en Angkor, que extiende sus dominios por lo que hoy son Laos y buena parte de Tailandia.
  • \r\n
  • 1181-1218: esplendor absoluto de Angkor, con Jayavarman VII.
  • \r\n
  • 1243-1295: convulso reinado de Jayavarman VIII, pues era hinduista y el pueblo, budista. Además, Angkor es obligado a dar tributos a los mongoles, que se expanden hasta allí con Kublai Kan.
  • \r\n
  • ± 1350: los thai del norte de la actual Tailandia (Reino de Siam) le quitan a Angkor ese territorio, y el reino Lang Xang (primer reino importante de la hoy Laos) también le quita terreno.
  • \r\n
  • 1431: derrumbe definitivo de Angkor, por saqueo de los thai. Queda un país deslavazado. La nueva capital estará en Phnom Penh. Más tarde sería Lovek.
  • \r\n
  • 1594: el rey siamés destruye Lovek y obliga a exiliarse al rey camboyano. El país entra en caos, y hay matanzas de extranjeros, como los misioneros portugueses y españoles que han ido llegando.
  • \r\n
  • 1618: el rey Chey Chetta II sube al trono tras años de regencias e intrigas; se casa con una princesa de Cochinchina, y lentamente los vietnamitas se van asentando en el delta del Mekong.
  • \r\n
  • S. XVII-XIX: progresiva pérdida de poder por parte de Camboya, y luchas por el trono. Se dan ventajas comerciales a la Compañía Holandesa de las Indias Orientales. El reino sufrirá invasiones de otros pueblos del entorno, desde Vietnam y Siam.
  • \r\n
  • 1698: pérdida definitiva de Cochinchina, tras décadas de inmigración vietnamita; el delta del Mekong se asocia desde entonces a Vietnam. 
  • \r\n
  • 1846: coronado rey Ang Duong, tras una guerra Vietnam-Tailandia en territorio camboyano. El acuerdo entre las tres le deja a él en el poder, y temeroso de que Camboya desaparezca repartida entre los vecinos, se abre realmente a los europeos, especialmente a los franceses invasores de Cochinchina.
  • \r\n
  • 1867: Camboya se convierte en protectorado francés; el rey limita sus poderes, pero está mucho más protegido.
  • \r\n
  • 1887: Camboya entra a formar parte de la llamada Indochina Francesa, que por ejemplo incluye también el actual Vietnam, Cochinchina inclusive.
  • \r\n
  • 1940: en el marco de la Segunda Guerra Mundial, Japón invade Camboya y le cede una parte a Tailandia.
  • \r\n
  • 1945: vuelve el control francés. 
  • \r\n
  • 1946: autonomía, dentro del dominio francés, y partidos políticos autorizados.
  • \r\n
  • 1949: Camboya, nuevo ‘estado asociado de la Unión Francesa’. El rey ha de luchar contra la variopinta guerrilla Issarak, que lucha tanto contra Francia como contra el monarca ‘colaboracionista’.
  • \r\n
  • 1954: independencia plena, con Norodom Suramarit como rey y su hijo Norodom Sihanouk como jefe de Gobierno, el que realmente mandaba. Su partido, el Sangkum, termina siendo el único autorizado. La guerrilla Issarak controlaba realmente la mitad del país, pero termina exiliándose a Vietnam. Política neutral de Camboya, que le permite recibir ayudas simultáneas de Francia, EEUU, la U.R.S.S. y China.
  • \r\n
  • 1963: nacionalización de sectores como el comercio exterior y la banca.
  • \r\n
  • 1965: ruptura de relaciones con EEUU, por el bombardeo de una aldea camboyana cuando los norteamericanos perseguían allí al Vietcong.
  • \r\n
  • 1970-75: Guerra Civil de Camboya, iniciada en el golpe militar derechista del general Lol Nol, apoyado por EEUU, que proclamará la república y gobierna hasta 1975 como dictador. Si con el príncipe Norodom Sihanouk el país había sido neutral en la guerra del vecino Vietnam, Lol Nol lo acerca a las tesis de EEUU y Vietnam del Sur, en detrimento de la comunista Vietnam del Norte, cuya guerrilla es bombardeada por los estadounidenses en territorio camboyano. Le combaten los ‘Jemeres Rojos’, guerrilla comunista que termina derrocando a Lol Nol.
  • \r\n
  • 1975-79: régimen comunista, autoritario y violento de los Jemeres Rojos, con Pol Pot al frente, que cambia el nombre del país a Kampuchea Democrática. Los apoya China. A la mayor parte de la población se la traslada al campo, toda una súper cooperativa agraria. Enorme crisis económica. Se salda con un genocidio de unos 2 millones de muertos, una cuarta parte de la población del país.
  • \r\n
  • 1978: nace el FUNSK, guerrila de la órbita de la U.R.S.S. y la reunificada Vietnam, que lucha contra el régimen de Pol Pot. Escaramuzas fronterizas entre los Jemeres Rojos y Vietnam.
  • \r\n
  • 1979-91: guerra civil. El Ejército de Vietnam derroca a Pol Pot y se proclama la nueva República Popular de Kampuchea, también autoritaria, de la órbita de la U.R.S.S. y el propio Vietnam; pero los Jemeres Rojos de la Kampuchea Democrática sobreviven en la frontera con Tailandia, apoyados a la vez por EEUU y China. Siguen una guerra de guerrillas y con uso de campos de minas.
  • \r\n
  • 1981: los Jemeres Rojos renuncian oficialmente al comunismo (!) y continúan la guerra. Muchos países los siguen considerando representantes del gobierno legítimo, que mantiene asiento en la ONU. Su Gobierno en el exilio llega a tener por presidente al ínclito Norodom Sihanouk.
  • \r\n
  • 1989: se comienza la liberalización económica, y Vietnam retira sus tropas de Camboya.
  • \r\n
  • 1991: fin de la guerra civil entre ‘las dos Kampucheas’, y Norodom Sihanouk es nuevo rey. 20.000 ‘Cascos Azules’ de la ONU se trasladan para contribuir a la democratización, parcialmente boicoteada por los Jemeres Rojos.
  • \r\n
  • 1993: elecciones generales, ganadas por el partido de Sihanouk, pero que gobierna en coalición con los comunistas provietnamitas del PPC. Se cambia la Constitución y se restituye la monarquía. Mientras, prosigue la lucha contra las guerrillas de los Jemeres.
  • \r\n
  • 1997: golpe de estado del PPC, con apoyo del Ejército, y nueva aunque brevísima guerra civil. Además se hace un simulacro de juicio a Pol Pot, que fallecerá de muerte natural en 1998.
  • \r\n
  • 1998: nuevas elecciones legislativas ganadas por el PPC, ante acusación de fraude. El rey Sihamuk media.
  • \r\n
  • 1999: se rinde la mayoría de los últimos Jemeres Rojos.
  • \r\n
  • 2002: primeras elecciones locales de la historia.
  • \r\n
  • 2006: creado el Tribunal para el Genocidio de Camboya, de lentísimo movimiento.
  • \r\n
  • 2009: el Tribunal para el Genocidio de Camboya abre juicio por fin contra un ex líder de los Jemeres Rojos, Kaing Guek Eav ‘Duch’, que terminará condenado a cadena perpetua y pidiendo perdón a sus víctimas.
  • \r\n
\r\n

------------------------------------------------------------------

\r\n

Foto: http://pixabay.com/id/kamboja-phnom-penh-kota-asia-192178/

\r\n

Escrito por César Ferrero Neira

Comentarios

Artículos relacionados

El turismo fabrica "falsos huérfanos" en Camboya

Durante los últimos años se ha triplicado el número de orfanatos en Camboya, a pesar de que los niños sin padres han disminuido.\r\nTres de cada cuatro menores residentes en estos centros tienen algún progenitor o familiar aún vivo, alerta Unicef.\r\nIntermediarios de orfanatos recorren los pueblos más pobres prometiendo a familias desesperadas un futuro mejor para sus hijos.

La bloguera de moda que presiona a H&M: Sus trabajadores de Camboya contaban cosas terribles

Hablamos con trabajadores de H&M que se cubrían la cara en las grabaciones por miedo a perder sus trabajos, dice Anniken Jørgensen, la bloguera que participó en un reality para trabajar en fábricas textiles de Camboya.\r\nAsegura que no se les permitió la entrada a las fábricas de la multinacional.\r\nLa productora del programa me llamó para decirme que no mencionara más a H&M en las entrevistas.

Profesores en el punto de mira

172 maestros han sido asesinados por la insurgencia islámica en los últimos 10 años en el sur de Tailandia.\r\nLa educación pública es vista como un elemento opresor del Estado por los musulmanes malayos.\r\nEn los últimos meses, cuatro profesoras han sido asesinadas mientras iban de camino al colegio.