Silencio contra el silencio: El Estrecho se ha convertido en una fosa común

Migración

26 de Septiembre del 2014

Los círculos de silencio reúnen cada mes a decenas de personas para protestar contra las leyes de inmigración europeas.

\r\n

Lizbeth, participante de la iniciativa: "Nos sirve para gritar".

\r\n

Ahora un documental recoge la experiencia de esta iniciativa no-violenta.

El primer viernes de cada mes, la Puerta del Sol de Madrid se queda en silencio. Decenas de personas se congregan en la emblemática plaza madrileña formando un círcunferencia y permanecen hieráticos durante una hora, a la sombra del reloj de las campanadas. Repartidas entre las personas que componen el círculo de silencio, algunas pancartas lanzan mensajes en contra de leyes de inmigración y en medio de la figura geométrica, cuatro personas representan mediante una estatua artística la persecución policial que sufren las personas sin documentación a diario, tanto en la capital española como en el resto de Europa.


Personas de diferentes razas, de diversas religiones, con un motivo común: la lucha por los derechos de los migrantes. "El Estrecho se ha convertido en una fosa común", dice María Herrán, miembro de la plataforma A Desalambrar. Esta asociación de artistas comprometidos con la lucha social recogió el testigo de unos frailes franciscanos que en 2007 tomaron el centro de Tolouse -y posteriormente las plazas más céntricas de las principales ciudades francesas- para denunciar la persecución a los inmigrantes. Su idea era combatir la agresividad gubernamental hacia los extranjeros con la no-violencia del silencio. Los motivos, dicen, no les sobran: este verano fueron más de 1600 inmigrantes los que murieron en el mar Mediterráneo, mil más que durante la totalidad del año pasado.


Lizbeth es una de las muchas inmigrantes que componen el círculo cada mes. Lleva varios años en España pero su lugar de origen es México. Hace varios años dejó su país atrás con una visa de estudiantes. "Me di cuenta de que no podía vivir más con miedo, cuando estás allí lo asumes, pero no es algo que le desaría a nadie. Tengo amigos secuestrados, una amiga muy cercana estuvo muchos años secuestrada... no se puede vivir con miedo". Cuando llegó a España, a pesar de tener papeles y trabajo, Lizbeth sentía la falta de raíces a cientos de kilómetros de su hogar. Asistir a los círculos es una forma de hermanarse con el resto de inmigrantes, relata. "En el círculo hay muchos amigos que han venido en patera, que han pasado por los CIE. Hay historias de mucho sufrimiento".


"El silencio nos sirve para gritar". Parece una contradición pero Lizbeth lo ve como algo natural. "Nuestras palabras no son suficientes para llegar a la conciencia de los responsables de la miseria y la persecución de los inmigrantes, el silencio es nuestra arma". La mayoría de las protestas y manifestaciones se basan en el grito, "pero el grito siempre lleva a la violencia, y el silencio es un grito no-violento".


"Llegamos a esta idea de poder decir ' basta ya' a partir de lo que éramos, es decir, a partir de la única cosa que sabemos hacer: el silencio", cuenta Stèphane Delavelle uno de los frailes promotores de la idea en Tolouse. El próximo 18 de octubre se estrena un documental sobre la iniciativa, que ahora mueve a más de 200 círculos alrededor de Europa. El vídeo, dirigido por Gil Corre, refleja los testimonios de quienes, como Delavelle, iniciaron los círculos y de quienes recogieron esa historia de lucha para trasladarla al resto de ciudades del continente: "al principio empecé como muchos otros en manifestaciones sobre las leyes contra inmigrantes, me parecía que había algo en nuestro país que no era justo", explica para las cámaras del documental Ala Richard, uno de los participantes más veteranos. 


Beatriz Portejo, coordinadora de la plataforma A Desalambrar, repasa los inicios de la protesta en España: después de muchos meses realizando acciones en defensa de los inmigrantes -protestas delante de Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE), manifestaciones...- encontraron una noticia sobre un grupo de franciscanos que una vez al mes formaban círculos de silencio. Les sedujo la fuerza del silencio como forma de manifestación, "es una ruptura, un acción-desconcierto que nos sirve además para reflexionar durante una hora lo que suponen las leyes migratorias".


El impacto visual llega a través de un círculo mudo y abierto conformado en la plaza más céntrica de la capital. "La gente no está acostumbrada a una denuncia silenciosa, crea mucha más sopresa que una manifestación convencional, especialmente en Navidad, cuando las calles se llenan de consumismo y de compras masivas", describe Portejo. "La acción consiste en una hora en silencio con fotos, velas, carteles... mientras, un grupo de gente reparte información alrededor de la concentración". Al principio leen una noticia relacionada con inmigración y terminan con la canción Yo te nombro libertad.




Silencio contra el silencio: El Estrecho se ha convertido en una fosa común


La iniciativa se celebra una vez al mes en la Puerta del Sol





En función de la temporada la protesta reúne a más o menos gente. Nunca desaparece la sorpresa y la expectación de los transeúntes. Algunos se acercan, otros observan descolocados; no lo entienden. Los hay que, incluso, gritan. En épocas navideñas, una persona vestida de Mickey Mouse se cuela en el centro de la concentración e intenta captar la atención a cambio de unas monedas. Probablemente quien se esconde debajo del disfraz sea también inmigrante.


A Lizbeth casi le agreden un día. Según dice, es sólo un "efecto del poder que quiere dividirnos": inmigrantes contra españoles, pobres contra ricos... "Divide y vencerás", suspira.


La mezcla de identidades, de orígenes y de culturas que se concentra generalmente en la céntrica plaza de la Puerta del Sol de Madrid se refleja también en los círculos de silencio. "La riqueza es brutal", cuenta Beatriz mientras repasa las nacionalidades: Guinea, Senegal, México, España... "El diálogo con la gente es muy positivo", explica Lizbeth ilusionada. "Decir: ya que estamos aquí, vamos a unirnos".


Ahora el impulso se extiende por España. "A Desalambrar empezó con esta idea y ahora se están haciendo círculos en Lugo, Sevilla, Granada, Madrid y Murcia". Pero el testigo lo han recogido otros colectivos y asociaciones que lo han llevado hasta Jaen, Valladolid o Zaragoza. El documental será una forma de multiplicar la repercusión de los círculos. "Ya sean ultrajados en los trenes de México, condenados en los CIE o perseguidos en las calles, la defensa por los inmigrantes tiene que continuar, mi sueño es que dentro de unos años seamos muchos más y podamos cambiar las cosas", concluye Lizbeth.


-----------------------------------------------------


Foto de portada: Captura del documental Círculos de Silencio que se presenta el próximo 18 de octubre en Madrid


Fuente: http://www.eldiario.es/desalambre/inmigracion/Circulos-silencio_0_304470166.html

Comentarios

La precariedad de los jóvenes sirios en situación irregular en Jordania

El 23 de agosto es el Día Internacional contra la Esclavitud. En muchos lugares del mundo se siguen viviendo situaciones de abuso y nuevas formas de explotación de la gente vulnerable. Este es el caso de los refugiados sirios en Jordania -a los que pagan menos por desempeñar los mismos trabajos que los nacionales-. La mayoría tienen que esconderse de la policía y corren el peligro de ser expulsados del país si son descubiertos trabajando sin permiso.

En vez de criminalizar la inmigración hay que aprovecharla

Hablamos con Martín Aldalur, autor de Clandestinos. Su trabajo es una mirada caleidoscópica a modo de libro que retrata el fenómeno de la inmigración ilegal africana; origen, motivación, viaje, recepción, encuentro e integración.\r\nEsta recopilación minuciosa de 300 testimonios vierte luz sobre un proceso complejo y cargado de prejuicios, donde todos los actores del fenómeno, víctimas y victimarios, tienen su oportunidad.\r\nHistorias de sufrimiento e injusticia, pero sobre todo de superación, nos mostrarán la travesía de ese desconocido que se deja la vida tratando de llegar a las costas europeas.\r\nMartín hace de guía en esta travesía, con una cantidad de kilómetros a sus pies entre Latinoamérica y África, que ahora transforma en palabras como periodista y escritor.

Clandestinos

A partir de 2006, con la llegada masiva de cayucos a las costas canarias procedentes del África occidental, se evidenciaron, por un lado, una comunidad africana que vivía en España desde hacía veinte años y, por otro, la dura realidad de un continente que nos mira y al que damos la espalda. Las portadas de los periódicos hablan de avalancha e invasión y, aunque la inmigración irregular llegada en cayuco y patera no supere el 4 % del total, la percepción general es la de un acecho, un peligro constante dentro del problema de la inmigración.

Migración, problema para unos, oportunidad para otros

En estos momentos Europa atraviesa un dilema al que debe dar solución. Las imágenes que puede presenciar la opinión pública a través de los medios de comunicación muestran la necesidad que existe en nuestro continente para hacer frente al dilema de la inmigración.

Atrapados en Patras

Henry Olimpio Gore es de Sudán. Se suponía que Grecia solo sería una etapa más en su travesía hacia Londres, donde pretendía empezar una nueva vida, pero como él mismo dice, se ha convertido en una pesadilla.

Periodismo a pie de calle: Carlos Spottorno

Creemos conocer su historia. Los medios de comunicación nos muestran cómo llegan a las costas españolas, cómo mueren por cientos en Lampedusa, cómo se arriesgan saltando la valla que les separa de Europa.\r\nPero la inmigración ilegal es un puzzle de grandes dimensiones y nos faltan piezas para completarlo, para verlo en su totalidad.

Bajo el felpudo de bienvenida

M. es un joven educado, correcto y viaja con fardos de libros en varios idiomas. Cecea al hablar. Largo y flaco, quebradizo, como un sarmiento. Sacó plaza como diplomático y fue enviado a un rincón remoto como agregado cultural. Una vida tranquila y limpia en un país desordenado y cochambroso. Organiza festivales, jornadas y conciertos.

NUESTRA NEWSLETTER

Regístrate si quieres recibir un resumen semanal de las noticias en tu email. Gracias ;)



He leído y acepto las Condiciones de Uso


El Autor