Reflexiones del 27S. Vencedores y Vencidos

Innovación Ciudadana

01 de Octubre del 2015

Por primera vez en la historia de nuestra democracia, un presidente y un jefe de la oposición se presentaban juntos, en una misma lista electoral, junto con los líderes de Òmnium Cultural y la Asamblea Nacional Catalana, las dos sociedades civiles más importantes de Cataluña, para intentar llevar al país hacia la independencia

Todas las apuestas auguraban una victoria por goleada del independentismo. La verdad es que Artur Mas lo tenía todo para arrasar en las urnas. Una gran parte de la sociedad catalana, la que lleva años saliendo por las calles de Barcelona para manifestarse cada once de septiembre, aseguraba a priori, una cierta tranquilidad a la candidatura de “Junts pel Sí”. También gozaba del apoyo en sus listas, de personajes tan ilustres como Lluís Llach, Carme Forcadell o Josep Guardiola, entre otros. Por si fuera poco, los dirigentes del Partido Popular llevaban toda la campaña ayudándole a captar votos con sus amenazas y sus declaraciones apocalípticas. El desconocimiento total de la constitución que demostró el presidente del gobierno, Mariano Rajoy, en la entrevista de Onda Cero ante el periodista Carlos Alsina, resultó insultante para todos los catalanes; las declaraciones del ministro Pedro Morenés asegurando que no haría falta una intervención militar en Cataluña si todos cumplían con su deber, fueron del todo desafortunadas; las palabras del ministro Jorge Fernández Díaz comparando el duelo de banderas que hubo en el balcón del Ayuntamiento de Barcelona, entre Alfred Bosch y Alberto Fernández, con los días sangrientos de la ETA más violenta en el país vasco, carecían de todo sentido y sensibilidad…  Y estos son solo algunos de los ejemplos en que las declaraciones de los dirigentes del Partido Popular se han convertido en auténticas minas de oro para la candidatura de Artur Mas.  Ha habido muchísimas más durante toda la campaña electoral.  Las barbaridades que se han dicho desde Madrid usando el miedo como arma contra el nacionalismo de “Junts pel Sí”, han llegado a ser vergonzosas.


La palabra “corralito” ha sonado con mucha fuerza y durante demasiado tiempo. Ha resultado ser una amenaza tan repetida como ridícula. Días atrás, el gobernador del Banco de España, Luis María Linde, tuvo que pedir disculpas a todos los catalanes por asegurar, en un primer momento, que existía una posibilidad real de corralito en caso de independencia. Llegando a comparar, de una forma muy desacertada, la situación de Cataluña con la de Grecia.


Por todo eso, las expectativas puestas en esta jornada electoral eran gigantes, y los resultados no dejaron indiferente a nadie. La participación fue la más alta de la historia, llegando al 77,6 % y subiendo 5,5 puntos respecto al 2012. Eso demuestra que la sociedad catalana entendió que estas elecciones resultaban cruciales para el futuro del país. Había muchas ganas de votar. Las colas en los colegios electorales fueron la tónica durante todo el día. Después de una campaña totalmente polarizada entre los partidarios del sí y los partidarios del no a la independencia, estas elecciones adquirieron, sin duda, un carácter plebiscitario. Estos fueron los resultados:


Participación: 77,44%   Votos Válidos: 4.115.807


Junts per Sí: 62 esc.     Ciudadanos: 25 esc.      PSC: 16 esc.     Catalunya Si que es Pot: 11 esc.     Partido Popular: 11 esc.      CUP: 10 esc.


Junts pel Sí” consiguió 62 escaños; “Ciudadanos” llegó a los 25 y se erigió como principal partido de la oposición; el PSC mantuvo el tercer puesto con 16; la candidatura asociada a “Podemos”, “Cataluña si que es Pot” solo obtuvo 11 escaños y se convirtió en la primera gran derrotada de la noche; el PP vivió un fracaso mayúsculo con 11 escaños; y por último, la CUP triplicó sus resultados del 2012, con 10 escaños.


La verdad es que la goleada terminó en victoria por la mínima. “Junts pel Sí” se quedó a 6 escaños de la mayoría absoluta, situada en los 68. No se le puede negar que ganó en las 4 provincias, en las 42 comarcas y en casi todos los municipios catalanes. Será la primera vez en toda la historia de la Generalitat que gobierna un partido con un programa claramente independentista.


Aunque todos sus líderes, después del escrutinio, celebraran la victoria y se dieran un baño de masas en pleno centro de Barcelona, la verdad es que este resultado deja a Artur Mas y a “Junts pel Sí” en una situación más que complicada. Necesitan los 10 escaños de la CUP para poder formar gobierno, seguir con el proceso constituyente y conseguir una mayoría absoluta de escaños independentistas. Pero este es un partido asambleario, anticapitalista y republicano que ha repetido por activa y por pasiva que nunca apoyará su investidura. Los casos de corrupción protagonizados por CiU, como el caso Pretoria o el caso Millet, el registro de su sede por parte de la UDEF que todos seguimos en directo por televisión, el dinero andorrano y suizo de los Pujol, los brutales recortes en sanidad o educación que ha hecho el gobierno de Mas durante los últimos años, los deshaucios… Todos estos factores hacen prácticamente imposible que la CUP, un partido situado en la izquierda más radical, permita que Artur Mas sea nombrado, de nuevo, presidente de la Generalitat. Los tres líderes de “Junts pel Sí” se apropiaron del apoyo de la CUP en sus discursos poselectorales pero, de momento, no hay nada firmado ni asegurado. Antonio Baños, dejaba muy claro este lunes, en diferentes medios de comunicación, que ellos no iban a tolerar la corrupción ni querían elementos de la vieja política en el nuevo gobierno catalán, pero tampoco iban a ser ninguna piedra en el camino hacia la independencia: 


 


"Con la corrupción no hay independencia y con la impunidad no hay democracia. El presidente Mas no es imprescindible. De todas formas, que nadie dude que todo esto saldrá adelante. Ahora tenemos el beneplácito de la gente para seguir con todo esto. Tenemos que dialogar y llegar a acuerdos. Es la hora de hacer política".


 


La CUP exigió este lunes a Raul Romeva que aclare su papel dentro de la coalición y anunció una serie de condiciones a “Junts pel Sí” para que haya acuerdo. Entre las más importantes: un plan de choque contra los desahucios, el fin de los recortes y de la austeridad o la investidura de otro candidato que no sea Artur Mas a la presidencia de la Generalitat.


Algunas voces de la coalición independentista ya dan a Artur Mas por amortizado y creen que ha llegado el momento de dar un paso adelante por parte de Oriol Junqueras o Raul Romeva como posibles candidatos a futuros presidentes de la Generalitat. Todo esto deja la gobernabilidad de Cataluña en una situación muy difícil. Los partidos independentistas obtuvieron la mayoría absoluta en escaños, pero no en votos. Se abre ahora otro debate, pues una parte de la sociedad considera que con un 47,8 % de los votos a favor de la independencia y un 52,2 % en contra, no es legítimo empezar un proceso de secesión. Pero por escaños si es posible llevar a cabo su programa electoral. La opción de la declaración unilateral de independencia ya ha quedado descartada puesto que no se ha llegado al mínimo de votos favorables, establecido por los mismos partidos independentistas durante toda la campaña, situado en el 55 %. 


Los partidos y los políticos del bloque del “no” han aprovechado este dato para asegurar que estas elecciones han resultado todo un fracaso para Artur Mas y el independentismo. Tanto Xavier García Albiol como Inés Arrimadas pidieron la dimisión inmediata de Artur Mas por haber perdido su particular plebiscito.


Los medios internacionales, por el contrario, venden la jornada electoral como un triunfo de “Junts pel Sí” y subrayan, por encima de todo, la voluntad democrática del pueblo catalán, que salió a la calle en masa para votar. Todos destacan la ineptitud y la poca capacidad de diálogo del gobierno de Mariano Rajoy para encontrar soluciones. Este no ha sabido escuchar lo que la sociedad catalana está pidiendo a gritos desde hace más de cinco años: un cambio del statu quo en las relaciones entre Cataluña y España. La Comunidad Internacional sigue sin posicionarse y insiste en que es un problema interno del estado español.  


 


Albert Rivera le gana la partida a Pablo Iglesias y a Mariano Rajoy




 


En todas las elecciones hay vencedores y hay vencidos. Uno de los claros ganadores de la jornada electoral del domingo fue Ciudadanos. Inés Arrimadas ha pasado del anonimato a liderar la oposición catalana en menos de quince días. Obtuvo 734.910 votos y 25 escaños y catapultó, con su resultado, a Albert Rivera hacia la Moncloa. Ciudadanos ha sabido aglutinar y captar la atención del bloque del “no” a la independencia. Ha recogido los votantes descontentos, tanto del Partido Popular como del PSC y se ha convertido en la principal alternativa catalana al independentismo.


 


Los más perjudicados en toda esta historia han sido el Partido Popular y Podemos.  La coalición asociada a Pablo Iglesias y su candidato, Lluís Rabell, tenía unas expectativas muy altas que no se cumplieron en absoluto. De hecho, en las elecciones del 2012, consiguió más escaños, por si solo, el partido de “els verds-esquerra unida i alternativa” que ahora, yendo asociado a la marca de Podemos. Pablo Iglesias ha reconocido la derrota y se ha limitado a decir que si llega a ser presidente del gobierno va a escuchar a los catalanes. Podemos ha consumado otro gran batacazo electoral justo antes de las generales. Por otra parte, Xavier García Albiol ha perdido ocho escaños respecto al 2012 y ha confirmado que la gente en Cataluña ya no se cree el discurso del Partido Popular. Muchos dicen que esto es un anticipo del próximo fracaso del PP en la gran cita electoral del mes de noviembre. Incluso José María Aznar ha sido muy crítico con la postura de Mariano Rajoy respecto al desafío soberanista. Este martes por la mañana, en un comunicado emitido a través de la fundación FAES, se ha dirigido al presidente del gobierno con estas duras declaraciones: 


 


"Para el PP es el peor escenario posible. Tu rival de la izquierda queda fortalecido, tu espacio queda mermado, los secesionistas van a continuar el proceso. Tu posición está seriamente comprometida. Es para que algunos piensen seriamente por qué el partido del Gobierno en España no ha sido capaz de representar a la mayoría de las fuerzas constitucionales en Cataluña".


 


No hay que olvidar que el Partido Popular ya lleva cinco reveses electorales en poco más de un año: las elecciones europeas, dónde perdió más de dos millones de votos; las municipales, donde tuvo que soportar la humillación de perder ciudades tan importantes como Madrid o Valencia; otro en las autonómicas, dónde se hundió en sitios tradicionalmente populares, como la Comunitat Valenciana o las islas Baleares; en las andaluzas fue vapuleado por Susana Díaz; y finalmente, este domingo obtuvo uno de los peores resultados de toda su historia en Cataluña. El panorama para los populares es catastrófico y algunos dentro del partido empiezan a darse cuenta.


 


En las últimas horas, el presidente en funciones de la Generalitat, Artur Mas, la vicepresidenta, Joan Ortega, y la consellera d’Educació, Irene Rigau, han sido citados a declarar como imputados por el Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC), por su implicación en la consulta del 9N. La fiscalía acusa a los tres de un presunto delito de desobediencia y otros posibles derivados de este, como prevaricación o malversación de caudales públicos, por la convocatoria y organización de una consulta ilegal. Justo dos días después de las elecciones. Esto nos hace deducir que la postura del gobierno no va a cambiar. Seguirán usando la vía judicial para intentar acabar con una situación que pide a gritos una solución política. El diálogo y la negociación son fundamentales para desencallar un problema que puede acabar para siempre con la unidad de España. Una lástima que, desde Madrid, sean incapaces de darse cuenta de ello. El tiempo nos dirá como acaba todo. De momento, en Cataluña, lo tienen bastante claro.


 


----------------------------------------------------------


 


Foto Libre de Derechos de Uso. Fuente FlickR


 





Comentarios

Iguala: un mes de tragedia y utopía en México

Que México está podrido lo saben hasta en otros mundos, esos que según algunos nos observan por la mirilla telescópica sin que nos demos cuenta. Pero hacía tiempo que este país, tan precioso como acostumbrado al crimen diario, no sentía semejante sacudida. Ni ocupaba tantos titulares en la prensa internacional, porque las víctimas (masivas) son jóvenes e idealistas. Una sacudida que también llama la atención porque la protagoniza un enfermo aparentemente anestesiado a fuerza de dolor cotidiano.

Lo que los manifestantes de Hong Kong (y todo el mundo) deben saber sobre FireChat

El lunes 29 de setiembre de 2014, entusiastas de los medios sociales y algunos medios occidentales dieron a conocer un aluvión de historias acerca de los manifestantes pro-democracia en Hong Kong usando la aplicación de chat FireChat. Aunque aparentemente muchas de estas cuentas exageraron la popularidad de la aplicación, activistas e investigadores en el campo de la seguridad cercanos al tema creen que es importante informar al público acerca de qué es esta aplicación – y lo que no es.

El periodismo no se muere

He empezado el día disfrutando de la entrevista que le hacía Enric González a Javier Espinosa en Beirut y que publicaba JotDown Magazine

NUESTRA NEWSLETTER

Regístrate si quieres recibir un resumen semanal de las noticias en tu email. Gracias ;)



He leído y acepto las Condiciones de Uso


El Autor