Daniel Burgui

Periodista y fotógrafo nómada dedicado a capturar y escribir historias humanas cerca o lejos de casa.\r\n\r\n

Soy licenciado en periodismo por la Universidad de Navarra (2003-2007) y fotógrafo autodidacta.

\r\n

Desde 2007 hasta hoy he publicado reportajes y fotografías en medios digitales e impresos como ABC, La Vanguardia, BBC Mundo, ElPais.com, El Viajero de El País, Nuestro Tiempo, el semanario Tiempo de Hoy, el digital FronteraD.com, El Mundo de los Pirineos, la italiana Popoli, periódicos regionales del Grupo Noticias, Berria, y medios latinoamericanos como Pie Izquierdo, El Puercoespín o El Observador. 

\r\n

En septiembre de 2009 viajé a Bolivia para escribir y retratar a los niños que aún hoy trabajan en las entrañas de las minas del altiplano. Este trabajo, que fue publicado en diferentes medios en España, Italia y Bolivia, fue galardonado con el premio Manos Unidas de periodismo 2010 a la mejor información escrita y gráfica del año sobre los países del sur. El texto premiado lo firmó el periodista Ander Izagirre, amigo y compañero de andanzas. En 2011 regresé a Bolivia y continué la historia con los mismos protagonistas dos años más tarde.

\r\n

En enero de 2009 también cubrí la crisis en Islandia y la caída del gobierno desde Reikiavik, viajé a los campos de refugiados del Sahara Occidental, fotografié las manifestaciones anti-G20 en Londres. También visité en 2008 un pequeño pueblo esquimal en la costa este de Groenlandia.

En 2011 recibí el premio a 'mejor periodista navarro del año' por la Asociación de Periodistas de Navarra. Ese año cubrí la hambruna y la emergencia humanitaria en el Cuerno de África, desde la frontera somalí. También viví varios meses en Asia Central donde pasé largas temporadas investigando temas.

\r\n

He dado clases como docente de fotoperiodismo en la Universidad de Montevideo, en Uruguay, y he mostrado mis fotografías en exposiciones colectivas y algunas de mis imágenes han sido compradas para campañas de publicidad. Tengo amplia experiencia en periodismo digital, diseño web y gráfico. Y también he trabajado bastantes temporadas dentro de la redacción.

\r\n

 Hablo castellano -mi lengua materna- e inglés. Entiendo la lengua de mi tierra, el euskera, aunque no lo hablo. Y estoy aprendiendo francés y desde hace poco también ruso.

\r\n

 

Comentarios

Artículos destacados

Mi ginecóloga del fin del mundo

Hay lugares en los que se termina el mundo. Así, simple. Se agotan las carreteras, la gente, desaparecen los árboles y hasta el decorado con nubes. Es ridículo imaginar esos precipicios donde se finiquita la cartografía. Miro el mapa y efectivamente confirmo de nuevo que sí, que más allá, al otro lado, aún quedan otros 10.000 kilómetros de tierra para aburrirse gastando suela.

Ni piratas, ni terroristas, ni bandidos: buena gente

El ajetreado ritmo de vida del recinto del ACNUR (Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados) en Dadaab vive constreñido bajo estrecho corsé que marcan las horas de luz solar. Como si fuese un convento de eremitas austeros y pendientes del candil, al caer el Sol los murallones de espino tras los que viven los cooperantes en Dadaab se cierran y no vuelven a abrir hasta las 6 de la mañana del día siguiente.

Somalia: Los exiliados del hambre

Hace ya varios meses que se declaró la hambruna y la situación de emergencia, pero el Cuerno de África se sigue consumiendo poco a poco. Se está extinguiendo. La tierra se agota y su población merma a un ritmo vergonzante y por unas causas predecibles, evitables: falta de alimentos.

Bajo el felpudo de bienvenida

M. es un joven educado, correcto y viaja con fardos de libros en varios idiomas. Cecea al hablar. Largo y flaco, quebradizo, como un sarmiento. Sacó plaza como diplomático y fue enviado a un rincón remoto como agregado cultural. Una vida tranquila y limpia en un país desordenado y cochambroso. Organiza festivales, jornadas y conciertos.

Una joya para Sabeedo

Estamos agotados. Lo poco que teníamos lo empeñamos en comprar algo de comida para el viaje. No nos queda nada, no hemos traído nada, no echaremos nada en falta. En Somalia no hay nada que echar en falta, relata ronco y realmente exhausto Mohamed Adbekarim, de 57 años, en el centro de recepción de refugiados del Dagahaley. Acaba de llegar esa misma mañana desde la frontera.

NUESTRA NEWSLETTER

Regístrate si quieres recibir un resumen semanal de las noticias en tu email. Gracias ;)



He leído y acepto las Condiciones de Uso