La prisión de Punta de Rieles en Uruguay, un espacio anticarcelario para la reinserción

Derechos Humanos

09 de Junio del 2015

La singular prisión de Punta de Rieles en Uruguay apuesta por la reinserción con un modelo carcelario no vinculado a la gestión de las fuerzas armadas y enfocado a la reinserción. El recinto penitenciario se parece más a un pueblo que a una cárcel.

 







 


El preso Roy Vitalis es un claro ejemplo de lo que se pretende conseguir en el penal de Punta de Rieles en Uruguay. Tiene 36 años y a diario sale de la prisión a las 9:00 de la mañana y emprende camino a bicicleta hasta la facultad de Ingeniería donde cursa estudios. 30 kilómetros diarios pedaleando en libertad para cambiar las rejas por los libros.


Punta de Rieles se inauguró en el año 2010, sobre el espacio que ocupaba una antigua prisión convencional. El objetivo, por una parte era conseguir revivir el barrio, por otra, poner en práctica una nueva política penitenciaria enfocada en un objetivo primordial, la reinserción. Este proyecto es un claro ejemplo de humanización de los penales. 


En palabras de Rolando Arbesún, director del complejo:


"Nos gusta pensarla más como un pueblo, que tenga una dinámica de vida lo más parecido posible al exterior. Eso implica un volumen de trabajo bastante importante, actividades muy importantes, pero también mucha presencia del afuera, del mundo externo de la prisión dentro de Punta de Rieles. Porque si uno está preparando a estos hombres para que vivan en libertad, hay que prepararlos en un escenario que se parezca lo más posible dentro de las limitaciones de lo que se pueda hacer en una prisión."


En la prisión trabajan unos 200 funcionarios, pero es personal no vinculado a las fuerzas armadas y no tiene nada que ver con la imagen habitual de un carcelero. En su mayoría son mujeres, no portan armas y son profesionales de disciplinas como el trabajo social, la psicología o los derechos humanos.


La prisión de Punta de Rieles en Uruguay, un espacio anticarcelario para la reinserción


600 hombres cumplen con sus penas en Punta de Rieles. Ninguno de ellos por delitos sexuales o narcotráfico. El 85% de los reclusos trabajan a diario en alguno de los 22 emprendimientos que hay habilitados en la prisión, entre los que destacan la huerta, la carpintería, el trabajo con barro, con paneles de miel...etc. 


Frente al 50% de reincidencia que supone la media de los penales de Uruguay, Punta de Rieles cuenta con un extraordinario dato del 2%. En 2014 201 presos terminaron de cumplir condena en esta prisión y solamente 4 de ellos han reincidido.


 



---------------------


Foto de Julieta Negrín en Twitter.

Comentarios

Jambo amani? // ¿Tenemos paz?

Esta semana estamos disfrutando como niños en el Festival de Cine y Derechos Humanos de Donostia.\r\nDesde el viernes pasado no paramos entre cortos y largometrajes documentales. Temáticas varias como África y las milicias, xenofobia e Israel, música y represión política, farmacológicas e industria armamentística. Estamos como pez en el agua ;)

NUESTRA NEWSLETTER

Regístrate si quieres recibir un resumen semanal de las noticias en tu email. Gracias ;)



He leído y acepto las Condiciones de Uso


El Autor