La iniciativa 90 MINUTES FOR HOPE recauda 1,3 millones de euros para los niños refugiados en Europa

Cooperación

07 de Diciembre del 2015

A través de la iniciativa "90 MINUTES FOR HOPE" ("90 minutos para la esperanza") de la Asociación de Clubes Europeos (ECA), los clubes han recaudado 1,3 millones de euros para los niños refugiados en Europa. Estos fondos irán destinados a las respuestas de Save the Children y UNICEF a la crisis de refugiados









 


Como parte de esta iniciativa, la ECA pidió a los participantes de la UEFA Champions League 2015/2016 y de la UEFA Europa League que donasen un euro por cada entrada vendida en el primer partido europeo en casa. La campaña, que incluyó a clubes de todo el continente, es la primera que se hace en conjunto y complementa los proyectos que los distintos clubes llevan a cabo a nivel local, regional y nacional.


 


Los niños y sus familias, forzados a dormir en la calle, incluso en invierno


El mundo se enfrenta a una crisis de refugiados sin precedentes. Más de 870.000 refugiados han llegado a Europa solo en 2015. El 20% de esas llegadas son de niños profundamente afectados por lo que han sufrido durante sus largos y peligrosos viajes y que, a veces, llegan solos. Muchos países europeos donde cada día llegan miles de refugiados necesitan ayuda para proporcionar un refugio adecuado, cuidado y protección. Los centros de recepción están sobresaturados, lo que obliga a muchas familias a dormir en la calle, en endebles tiendas o en edificios en obras. Las condiciones sanitarias son precarias, con alto riesgo de infecciones para las mujeres embarazadas y los niños. Con la llegada del invierno, la situación de las familias es aún peor.


 


Karl-Heinz Rummenigge, presidente de la ECA, afirma sobre esta crisis: “Como actores importantes dentro de la sociedad, no podemos cerrar los ojos ante las dramáticas escenas que están afectando a la vida de tantos niños. Estamos orgullosos de ver a tantos clubes europeos uniéndose a nuestra campaña '90 MINUTES FOR HOPE' y encantados de donar el dinero recaudado a Save the Children y UNICEF, dos organizaciones que trabajan sin descanso para ayudar a los niños y familias refugiadas en Europa”.


 


Save the Children y UNICEF agradecen el apoyo de los clubes, que permitirá a ambas organizaciones llegar a más niños que lo necesitan. Save the Children y UNICEF destinarán los fondos a sus programas en toda Europa, tanto en los países de tránsito como de destino. Su trabajo incluye entre otras cosas:


 


* Distribución de material para el invierno, como mantas y ropa (además de protección a los niños y sus familias durante todo el viaje).


* Establecer espacios seguros para niños y actividades de ocio y educación para los niños refugiados, ayudándoles a recuperar un cierto grado de normalidad.


* Construcción de refugios especiales para niños no acompañados y madres con sus hijos.


* Provisión de kits básicos, suplementos alimenticios para bebés y otros bienes para los refugiados.


* Provisión de agua y saneamiento en los centros de recepción y en las zonas de espera e información sobre salud.


* Provisión de apoyo psicológico y asistencia médica y legal.


* Asistencia técnica para fortalecer la reunificación familiar.


* Asistencia técnica para fortalecer la capacidad de los trabajadores en terreno, entre ellos trabajadores sanitarios, trabajadores sociales y personal de ONG. 


 


-------------------------------------


Fotografía Libre de Derechos de Uso. Fuente Wikipedia.


 









Comentarios

Ni piratas, ni terroristas, ni bandidos: buena gente

El ajetreado ritmo de vida del recinto del ACNUR (Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados) en Dadaab vive constreñido bajo estrecho corsé que marcan las horas de luz solar. Como si fuese un convento de eremitas austeros y pendientes del candil, al caer el Sol los murallones de espino tras los que viven los cooperantes en Dadaab se cierran y no vuelven a abrir hasta las 6 de la mañana del día siguiente.

Una joya para Sabeedo

Estamos agotados. Lo poco que teníamos lo empeñamos en comprar algo de comida para el viaje. No nos queda nada, no hemos traído nada, no echaremos nada en falta. En Somalia no hay nada que echar en falta, relata ronco y realmente exhausto Mohamed Adbekarim, de 57 años, en el centro de recepción de refugiados del Dagahaley. Acaba de llegar esa misma mañana desde la frontera.

NUESTRA NEWSLETTER

Regístrate si quieres recibir un resumen semanal de las noticias en tu email. Gracias ;)



He leído y acepto las Condiciones de Uso


El Autor