Extremismo religioso y ultranacionalismo en Myanmar

Derechos Humanos

01 de Junio del 2015

Tras muchos años en estado latente una guerra de religiones ha estallado en Myanmar (Birmania). Más de 300 personas han muerto desde 2012, en su mayoría musulmanes de la etnia Rohingya a manos de budistas, espoleados por el discurso del ultranacionalismo y el extremismo religioso.

El 28 de mayo de 2012 una joven budista fue violada y asesinada en el Estado de Rakhine en Myanmar. Los autores de tal atrocidad resultaron ser tres hombres de la etnia Rohingya. Fueron detenidos. Uno de ellos se suicidó pocos días después de su detención y los otros dos fueron condenados a muerte.


El odio religioso que llevaba tantos años latente comenzó a aflorar y a pesar de la detención y juicio de los responsables del delito seis días después un grupo de budistas asaltó un autobús en el que viajaban líderes musulmanes. Fueron arrastrados fuera del vehículo y apaleados hasta la muerte. 10 resultaron los asesinados y nadie ha sido juzgado por ello. Pasado este tiempo se calcula que más de 300 personas han muerto en esta "guerra religiosa", la mayoría de ellas pertenecientes a la etnia Rohingya.


La religión budista es mayoritaria en Myanmar. El 89% de los 55 millones de habitantes del país practica esta religión. 


Tras esta oleada de violencia que se viene dando desde hace unos años se esconde el discurso que la motiva y hace crecer, un discurso de extremismo religioso y ultranacionalismo, promovido por líderes espirituales como el monje budista Ashin Wirathu, líder del ilegalizado movimiento 969, y que ha llegado a autodenominarse como el "Bin Laden birmano". La revista Time llegó a dedicarle una portada que rezaba "El rostro del terror budista".


"Somos la respuesta a la invasión musulmana que sufre Myanmar, y nuestro objetivo es defender al país de ella. Nosotros no tenemos fusiles, no estamos detrás de ningún acto violento, solo queremos evitar que los musulmanes controlen el país y dar a conocer la situación actual a nuestros compatriotas para que puedan actuar en consecuencia."


El discurso en contra de los Rohingya se centra en acusarlos de llegar a Myanmar desde Bangladesh de manera ilegal. En opinión de los extremistas el resto de musulmanes myanmas se habrían aliado con los Rohingya con el objetivo de hacerse con el poder para el año 2100 y establecer así un estado islámico. La estrategia para lograrlo se centraría en incrementar su peso demográfico para desestabilizar así la sociedad myanma. El principal escudo frente a esta posibilidad la ley de 1982 que regula la concesión de nacionalidad y que mantiene como apátridas a los miembros de la etnia Rohingya.


El no reconocimiento de la nacionalidad supone la expulsión de 1,2 millones de personas del país, además de la política de apartheid que lleva a cabo el gobierno hacinando a más de 140.000 personas en el gueto de Aungmingalar, situado en la ciudad de Sittwe, y en los campos de desplazados internos en el Estado de Rakhine. Sobreviven gracias al Programa Mundial de Alimentos y a la ayuda de ONGd Internacionales.


Kyaw Min es presidente del Partido para la Democracia y los Derechos Humanos, actualmente en la oposición, perteneciente a la etnia Rohingya:


"Lo que está sucediendo es una limpieza étnica en toda regla, con la connivencia del Gobierno y el silencio de la comunidad internacional. Hay numerosos documentos que atestiguan la existencia de los rohingya desde el siglo VIII. Desde entonces se han vivido enfrentamientos, pero la mayor parte del tiempo hemos vivido en paz. Si ahora la situación ha estallado, y no parece que vaya a mejorar, es por motivos electoralistas. El Ejecutivo de Thein Sein, que también niega la existencia de los rohingya, puede sufrir un gran batacazo y quiere jugar la baza del nacionalismo religioso extremista para ganar votos."


Así la situación muchos Rohingya no encuentran más escapatoria que intentar migrar por mar de manera ilegal, con la esperanza de llegar a Malasia, Indonesia, Tailandia o incluso Australia. La escalada de violencia y la falta de soluciones provoca que esta arriesgada salida en busca de un presente sea cada vez más frecuente y podamos ya marcarla como permanente en los puntos calientes de la migración a nivel mundial, con una necesidad urgente de solución.







Comentarios

Huir de Irak a Siria: "Aquí no hay nadie seguro”

Cerca de 12.000 personas yazidíes huyen de la ciudad iraquí de Singal tomada por el Estado Islámico.\r\nYa van 74 ocasiones en las que nuestra gente ha sido masacrada, lamenta Nourien tras la frontera siria.\r\nLlegan traumatizados, exhaustos, y de momento sólo podemos prestar asistencia primaria, dice una cooperante.

El Estado Islámico y Boko Haram en Nigeria

Las fuerzas de la mayoría de organizaciones yihadíes, desde el Sahel a Pakistán, han recuperado su vitalidad insurreccional con la emergencia, real y mediática, del Estado Islámico en Oriente Próximo. No cabe duda que la intensa actividad de los seguidores de Al Bagdadi; su capacidad de mantener a raya a las fuerzas kurdas e iraquíes, a pesar de los bombardeos de Estados Unidos; sus finanzas saneadas y sus llamamientos religiosos, primarios e intransigentes en alusión a la supremacía de Alá, estimulan a todos los grupos extremistas y violentos que se reclaman intérpretes verdaderos del Islam.

IS: los enemigos de la civilización

Con una cada vez mayor presencia en los medios, seguro que todavia te preguntas que es el ISIS, el IS el Estado Islamico. Os reblogueamos la siguiente entrada del blog Maven Trap con mucha info para saber mas sobre el ISIS.

NUESTRA NEWSLETTER

Regístrate si quieres recibir un resumen semanal de las noticias en tu email. Gracias ;)



He leído y acepto las Condiciones de Uso


El Autor