Estas son las Multinacionales que se han hecho con las tierras colombianas gracias a la guerra

Derechos Humanos

11 de Junio del 2015

El informe "Falsas víctimas, no" analiza 1000 sentencias por las que grandes empresas mineras se habrían beneficiado de la guerra en Colombia para hacerse con tierras que explotar.

La Fundación Paz y Reconciliación, y Forjando Futuros, han elaborado el informe "Falsas víctimas, no" en el que analizan 1000 sentencias por las que grandes empresas mineras se habrían beneficiado de la guerra en Colombia para hacerse con tierras que explotar.


La ley 1448 de Víctimas y Restitución de Tierras de Colombia, aprobada en el año 2011, pretende restituir entre 6,5 y 8 millones de hectáreas de tierras que hubieran sido robadas a los agricultores o abandonadas debido a la violencia. El plazo pretendido para la consecución del objetivo es de una década. Por el momento se han restituído 97mil hectáreas. A este ritmo para el año 2012 solamente se habrían devuelto el 4,4 % de las tierras pretendidas. Y es que el 10% de las reclamaciones interpuestas están acabando en juicio por lo que todo el proceso está siendo mucho más lento de lo esperado. 


El citado informe indica cómo grandes empresas se están haciendo pasar por víctimas del conflicto, utilizando testaferros en la mayoría de los casos, para hacerse así con títulos de minería importantes para sus intereses estratégicos. 


La canadiense Continental Gold y la surafricana AngloGold Ashanti son las principales multinacionales mineras que están beneficiándose de esta situación. Junto a ellas otras 7 empresas nacionales como Exploraciones Choco Colombia, A. Palacios S.A.S, Palmagan, Sociedad Las Palmas Limitada, Agropecuaria Palmas de Bajira, Inversiones Futuro Verde y  Sociedad Agropecuaria Carmen de Bolívar. 


Gerardo Vegas es director de Forjando Futuros:


"Iniciaron el proceso judicial como opositores pero la compra que hicieron de las tierras o la obtención de títulos es como el que compra un reloj en la calle. Así que la sentencia ratificó que se aprovecharon del conflicto armado para ello."



El verdadero problema sobre el que arroja luz el informe es el de los falsos propietarios. De las mil sentencias existen una decena de personas que coparon la mitad de las oposiciones en los procesos judiciales de restitución de tierras. El opositor es aquella persona o empresa que ha ocupado la tierra de un campesino. Es el demandante quien debe probar que su tierra ha sido ocupada. Estas personas son testaferros que se meten en los juicios dan la cara a cambio de alguna recompensa y de tener el derecho de las tierras durante un tiempo. Detrás de ellos siempre están grandes empresas o multinacionales. 


-----------------------------------


Fotografía, Manifestación de campesinado en Colombia. Fuente FAO.


 





Comentarios

30 días sin plástico en Colombia

La organización La Ciudad Verde de Colombia ha lanzado la campaña #30DiasSinPlastico para concienciar a colombianos y a comunidad internacional del riesgo que representa el consumo de plástico para la naturaleza y los ecosistemas.

Putumayo, entre la guerra y el despojo

El departamento del Putumayo es una región húmeda y selvática que se encuentra enclavada en lo que se conoce como la Amazonía. Una gran región del planeta entre las fronteras de Ecuador, Perú, Venezuela y Brasil. En dicha zona existen resguardos indígenas que pertenecen, en armonía, a un sistema de protección y defensa territorial en la zona del corredor Puerto Vega-Teteye, donde comparten saberes con comunidades campesinas y afrocolombianas.

Con el periodismo no hay que crear compasión, sino indignación

Existe una Colombia muy presente en nuestros medios de comunicación, en la que el mayor problema son los secuestros de la guerrilla de las FARC. Sin embargo, aunque no tan conocida, existe otra en la que sicarios asesinan a sindicalistas y periodistas, o los grupos de paramilitares acaban violentamente con la vida de activistas o campesinos. Según la ONU, desde 1984 hasta hoy han muerto violentamente más de 2.800 sindicalistas, lo que supone una media de cien al año.

Pagar por ir a la guerra

Mi historia es la de muchos alumnos que finalizan la carrera de periodismo en España y sueñan con poder conseguir el trabajo de sus sueños. Todos, cuando salimos de la facultad, hacemos planes de futuro sobre el periódico, la televisión o la radio en la que trabajaremos. En la envidia que daremos a nuestros amigos cada vez que nuestro nombre aparezca firmando una noticia o lo orgullosos que se sentirán nuestros padres de su hijo periodista... Pero esos planes, esas ilusiones, esos sueños se desvanecen.

El río de la vida: defensa comunitaria contra hidroeléctrica El Quimbo

Se trata de la privatización y el despojo de las comunidades para favorecer los intereses de las corporaciones transnacionales, por medio de la extracción de nuestros recursos naturales y la construcción de nuevas represas que afectan la Cuenca Alta del Río Magdalena y fuentes hídricas de la mayoría de municipios del centro y sur del Huila.

Luz para el apagón informativo sobre Siria

Actualmente con 30 reporteros secuestrados o desaparecidos y 52 muertos desde el año 2011, números sin tener en cuenta a periodistas ciudadanos, parece ser que no quedan reporteros independientes sobre el terreno en Siria. Este puede resultar un buen momento para documentarse y recopilar muchas y buenas informaciones que se han ido publicando sobre el conflicto.

Un día normal

En esta vida, para todo, hay una primera vez. El primer beso. La primera caricia. El primer artículo publicado. El primer viaje Para aquellos que viajamos a zonas de conflicto hay una primera vez que nunca queremos que llegue. La tememos porque no sabemos sí seremos capaces de soportarla Al menos ese ha sido mi caso.

Bahmani, víctima de guerra

Era un combate durísimo. Estaba detrás de un soldado americano y cuando se arrodilló para apuntar, hice lo mismo para tomar un plano. Entonces cayó la bomba y perdí el conocimiento. Me desperté en el hospital y ya no tenía visión en el ojo izquierdo. Aunque con el derecho veía muy borroso decidí coger la cámara e intenté seguir trabajando. Imposible. 21 días después tuve que regresar a Teherán y ya no veía casi nada.

Unai Aranzadi, “incómodo” periodista de guerra y utopías

Gaza, Somalia, Chechenia, Irak, Afganistán Unai Aranzadi (Getxo, 1975) trabaja en lugares de los que la mayoría lucha por huir. Unai busca a las víctimas y a sus verdugos y nos hace mirar al abismo de la guerra y la locura humana a través de su trabajo. New York Times, BBC o CNN son algunos de los medios de los que se ha servido para acercarnos visiones de las que muchos prefieren apartar la vista. Como ya sabemos que la guerra es una mierda, le hemos pedido a Unai que nos hable desde las tripas de una profesión, la de periodista de guerra, erigida en faro de la verdad pero que, a menudo, proyecta más sombras que luces.

NUESTRA NEWSLETTER

Regístrate si quieres recibir un resumen semanal de las noticias en tu email. Gracias ;)



He leído y acepto las Condiciones de Uso


El Autor