En vez de criminalizar la inmigración hay que aprovecharla

Migración

20 de Febrero del 2014

Hablamos con Martín Aldalur, autor de Clandestinos. Su trabajo es una mirada caleidoscópica a modo de libro que retrata el fenómeno de la “inmigración ilegal” africana; origen, motivación, viaje, recepción, encuentro e integración.

\r\n

Esta recopilación minuciosa de 300 testimonios vierte luz sobre un proceso complejo y cargado de prejuicios, donde todos los actores del fenómeno, víctimas y victimarios, tienen su oportunidad.

\r\n

Historias de sufrimiento e injusticia, pero sobre todo de superación, nos mostrarán la travesía de ese desconocido que se deja la vida tratando de llegar a las costas europeas.

\r\n

Martín hace de guía en esta travesía, con una cantidad de kilómetros a sus pies entre Latinoamérica y África, que ahora transforma en palabras como periodista y escritor.

PREGUNTA: ¿Cómo y cuándo tomas contacto con el fenómeno de la inmigración?


MARTIN ALDALUR: Después de recorrer Sudamérica trabajando como periodista acabo recalando en Fuerteventura en 2006, época en la que llegan, de manera más masiva, los cayucos a las playas canarias. El tema comienza a tener relevancia y colaboro con Berria publicando reportajes. Las preguntas se me amontonan: ¿Por qué vienen?, ¿Cómo vienen?, ¿En qué condiciones llegan?, ¿Cómo es el trato que reciben por parte de la policía?, ¿Qué es un centro de internamiento?, ¿Por qué el fenómeno no se representa en los medios? Y si se representa, ¿por qué se representa de una manera tan negativa y parcial?


Una vez en Canarias me surge la posibilidad de visitar el África continental, Gambia y Senegal, dónde continúo publicando notas, ahora para Berria y Canarias 7. Aquí me encuentro con una gran desconocida, que es África.


P: ¿Cómo es la sociedad africana que te encuentras y hasta que punto empuja a los jóvenes africanos a este viaje?


M.A.: La historia de África está ligada a la dominación. En la época de la colonización, argumentado que había que civilizar a los pueblos africanos sus recursos y sus gentes fueron explotadas de manera aberrante. Hoy en día el discurso es el del desarrollo. Pero la dominación cultural, económica y militar de Occidente continúa; y el discurso ha calado: en África existe una fascinación por Europa, el sueño europeo.


Por otra parte existen unas tasas de desempleo altísimas, y el prestigio social se consigue con el comercio, mientras posiciones antes relevantes, como la enseñanza, hoy no están bien valoradas ni bien remuneradas. También está el hecho cultural. Por un lado en muchas sociedades africanas emigrar es rito de pasaje obligado para madurar. Por otro, debido a la religión musulmana y a la poligamia las madres compiten por la mejor posición dentro de la familia motivando a sus hijos a alcanzar objetivos económicos a través de la migración.


Por último, el proyecto migratorio, aunque esté ligado a una estrategia familiar, también se sustenta en un deseo de libertad individual por parte de los jóvenes de liberarse del peso de la tradición, de la gerontocracia.


P: Aparte del empuje social, ¿existen también causas de fuerza mayor, gente que reclama refugio político?


M.A.: África es el continente que más refugiados genera de todo el mundo. La necesidad de movimiento en África es tremenda, pero tengamos en cuenta que el 70% de los movimientos migratorios mundiales se da dentro del continente y no hacia fuera.


P: Parece que no es cuestión de pobreza, más bien una cuestión personal, ¿pobreza espiritual?


M.A.: En muchos casos no es pobreza, sino falta de oportunidades a la hora de conseguir una promoción social. De tener un trabajo, de poder casarse. Es una imposibilidad de llevar a cabo un proyecto vital. No olvidemos que los que optan por la migración no son los más pobres.


P: Comentas en el libro que puede que esté habiendo un cambio de mentalidad.


M.A.: Si bien la explotación y las dificultades para salir adelante son cotidianas, me he encontrado con que la soledad es el sufrimiento más común entre subsaharianos que dejan sus casas, aunque lógicamente hacen piña. Existen hermandades religiosas musulmanas o cristianas, que tienen presencia en Occidente, y son una estructura de acogida muy importante.


A esta soledad hay que añadirle todos los obstáculos que se les imponen: la externalización de fronteras, las medidas represivas, las muertes. Están surgiendo voces que trabajan para convencer a los jóvenes para que no inicien el viaje y busquen la solución en sus casas. Además con la crisis, la idea de que en occidente no atan los perros con longanizas está calando, el sueño europeo se desmitifica poco a poco aunque la percepción general de los inmigrantes es que siempre será mejor que en el lugar de origen, porque en muchos casos hay una necesidad objetiva de emigrar.


P: Constatamos que el ser humano es un ser migratorio, nos sobran ejemplos históricos. Pero también nos sobran ejemplos de malas acogidas. ¿Es el ser humano, aparte de un ser migratorio, alguien que no acepta intrusiones?


M.A.: La historia de la Humanidad es también la historia de la dominación. A partir de la identidad se pretende dominar al otro. El hecho diferenciador puede ser la raza, la orientación sexual, la clase social, la religión o la cultura. Lo peligroso de este proceso es cuando nosotros como sociedad reducimos a ese otro a algo que no es un semejante.


El racismo se da en todas las sociedades, tanto en Occidente como en África. El racismo existe, la cuestión es cómo se instrumentalizan estos casos y quienes son las élites beneficiadas. La migración es un suculento botín emocional para juntar votos y debemos exigir responsabilidad a los políticos. El pensamiento crítico exige ver más allá del hecho noticioso y descifrar los intereses que se ocultan detrás. Ese es mi principal interés como periodista, pero el ejercicio es individual nadie puede pensar por ti.


P: ¿Qué solución le encontramos al problema? Entendiendo que es un problema que se cobra vidas humanas y que por lo tanto hay que buscarle solución.


M.A.: Hay que dejar de verlo como un problema. Esta representación es totalmente injusta. Existe un cambio social, de época. Nos toca a nosotros hacer un ejercicio de comprensión. En la medida que sepamos entenderlo y aceptarlo mejor, es una oportunidad, más y cuando, en este caso, somos la cultura de acogida, la cultura dominante. Desde esa comodidad, en vez de criminalizar la inmigración habría que aprovechar esta oportunidad, desde lo personal, lo individual. Gracias a la migración el País Vasco, España son hoy territorios mucho más cosmopolitas de lo que jamás han sido y esto supone apertura de mente y oportunidades.


Como sociedad los medios de comunicación tienen una gran responsabilidad, deberían tender puentes entre diferentes. Por desgracia la dinámica informativa está a merced de un discurso perverso que se articula de una manera muy concreta, y del propio mecanismo de la construcción de la información que, en muchas ocasiones, refuerza estereotipos. Larepresentación es siempre parcial y la velocidad en la que los periodistas estamos imbuidos convierte al otro en un sujeto plano, no un semejante.


En demasiadas ocasiones la noticia relaciona la migración con el crimen, como si los inmigrantes fueran responsables de todos los males. Pero, lejos de esta mirada, la auténtica noticia es para mí que las personas se dejen la vida porque existen unas medidas asesinas que limitan los movimientos migratorios. Este junto con la explotación es el auténtico problema que hay que denunciar.

Comentarios

La precariedad de los jóvenes sirios en situación irregular en Jordania

El 23 de agosto es el Día Internacional contra la Esclavitud. En muchos lugares del mundo se siguen viviendo situaciones de abuso y nuevas formas de explotación de la gente vulnerable. Este es el caso de los refugiados sirios en Jordania -a los que pagan menos por desempeñar los mismos trabajos que los nacionales-. La mayoría tienen que esconderse de la policía y corren el peligro de ser expulsados del país si son descubiertos trabajando sin permiso.

Jambo amani? // ¿Tenemos paz?

Esta semana estamos disfrutando como niños en el Festival de Cine y Derechos Humanos de Donostia.\r\nDesde el viernes pasado no paramos entre cortos y largometrajes documentales. Temáticas varias como África y las milicias, xenofobia e Israel, música y represión política, farmacológicas e industria armamentística. Estamos como pez en el agua ;)

Un medio respeta a un periodista en la medida en que respeta a los protagonistas de sus historias

De pequeño le gustaban los mapas, especialmente los de África, por la cantidad de espacios claros que distinguía en ellos. Eran más blancos, me intrigaba esos enormes espacios libres, me llamaban más la atención.\r\nDe pequeño le fascinaba la vida de los animales africanos, pero de mayor se decantó por las personas, por las historias de la gente. Xavier Aldekoa afirma que – todo lo que he hecho ha sido con un objetivo claro: ir a África -. Y si no es poco lo que ha hecho hasta su llegada al continente africano, aún más es lo que está haciendo en y por nuestro continente de origen.

El África de ojos rasgados

Una imagen vale más que mil palabras. Una mujer africana, de facciones suaves, formas generosas y tocada con el tradicional turbante de colores, con su hijo enroscado en el brazo izquierdo. Con la mano derecha agita dos banderitas de plástico. Una, la suya, la de Zambia.

Bajo el felpudo de bienvenida

M. es un joven educado, correcto y viaja con fardos de libros en varios idiomas. Cecea al hablar. Largo y flaco, quebradizo, como un sarmiento. Sacó plaza como diplomático y fue enviado a un rincón remoto como agregado cultural. Una vida tranquila y limpia en un país desordenado y cochambroso. Organiza festivales, jornadas y conciertos.

Migración, problema para unos, oportunidad para otros

En estos momentos Europa atraviesa un dilema al que debe dar solución. Las imágenes que puede presenciar la opinión pública a través de los medios de comunicación muestran la necesidad que existe en nuestro continente para hacer frente al dilema de la inmigración.

Periodismo a pie de calle: Carlos Spottorno

Creemos conocer su historia. Los medios de comunicación nos muestran cómo llegan a las costas españolas, cómo mueren por cientos en Lampedusa, cómo se arriesgan saltando la valla que les separa de Europa.\r\nPero la inmigración ilegal es un puzzle de grandes dimensiones y nos faltan piezas para completarlo, para verlo en su totalidad.

Tras la huella de los Apartheids

Recuperamos uno de nuestros formatos preferidos, la entrevista, y lo hacemos con la periodista y escritora freelance gallega Iara Mantiñán Búa, artífice del proyecto Tras la huella de los Apartheids, muestra paradigmática de periodismo comprometido.\r\nCharlamos con Iara M. Búa y con Coralie Yap-Chine, gestora del proyecto en lala!bandería, espacio CoWorking.

Entrevista a Walter Astrada

Comenzamos una nueva colaboración con Samuel Rodríguez en Seguimos Informando. Hoy nos cede la siguiente entrevista que le hizo al gran fotorreportero Walter Astrada hace ya un tiempo y que sin embargo sigue siendo de actualidad por su importancia.

Afroargentinos, el genocidio olvidado

Es invierno en Buenos Aires y el frío sube húmedo del Río de la Plata. Parque Patricios, un barrio compuesto por típicos edificios bajos y antiguas naves industriales clausuradas, está envuelto por una neblina ligera. Caminamos por la calle Monteagudo, bordeando el parque que da nombre al barrio. Es viernes por la tarde y ya es de noche.

Desmemorias de África

Pese a su gran extensión de tierras fértiles, Etiopía es el país con más personas afectadas por la hambruna y la sequía en el Cuerno de África: 4,8 millones de etíopes necesitan asistencia humanitaria.

NUESTRA NEWSLETTER

Regístrate si quieres recibir un resumen semanal de las noticias en tu email. Gracias ;)



He leído y acepto las Condiciones de Uso


El Autor

La Zona

La República Democrática del Congo, también conocida popularmente como RDC o Congo Democrático, es un país de África central, denominado Zaire entre los años 1971 y 1997.

Congo Democrático

"La República Democrática del Congo, también conocida popularmente como RDC o Congo Democrático, es un país de África central, denominado Zaire entre los años 1971 y 1997."