El lado más solidario de las Olimpiadas

Cooperación

16 de Junio del 2016

10 deportistas con estatus de Refugiados participarán en las Olimpiadas de Río de Janeiro.






 


El Comité Olímpico Internacional ha escogido a diez deportistas con estatus de refugiados certificado por Naciones Unidas para que participen este verano en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, el gran evento de este verano que ya está presente en la casa de apuestas de bet365.


Ninguno de ellos representará al país del que han tenido que huir, sino que competirán en un mismo equipo y marcharán en la ceremonia inaugural portando la bandera olímpica inmediatamente detrás del comité anfitrión.


A principios de marzo el cuadro directivo del COI anunció la creación del Equipo Olímpico de Atletas Refugiados, que contaría con entre cinco y diez deportistas elegidos de entre más de 40 candidatos identificados hasta esa fecha. Recientemente se ha dado a conocer la lista definitiva de los diez refugiados seleccionados (seis hombres y cuatro mujeres), entre los cuales hay seis atletas, dos nadadores y dos judocas.


 









Mayoría de Sudán del Sur


Cinco de los diez miembros de este equipo especial son originarios de Sudán del Sur. Todos ellos competirán en atletismo y actualmente viven y entrenan en Kenia. En la categoría masculina se encuentran Yiech Pur Biel, de 21 años y cuya disciplina son los 800 metros, James Nyang Chiengjiek, de 28 años y especializado en los 400 metros, y Paulo Amotun Lokoro, de 24 años y dedicado a los 1500 metros.


A ellos se unen dos mujeres: Anjaline Nadai Lohalith, quien a sus 21 años competirá en el 1500, y Rose Nathike Lokonyen, de 23 años y especializada en el 800.


El otro miembro del equipo de refugiados que también competirá en atletismo procede de Etiopía y vive en Luxemburgo. Se trata de Yonas Kinde, quien a sus 36 años tendrá la oportunidad de disputar la prueba del maratón.


 









Nadadores sirios y judocas congoleños


Como no podía ser de otra forma, Siria también tiene su representación en este equipo especial, en su caso con un hombre y una mujer dedicados a la natación. Rami Amis, de 25 años, ahora entrena en la localidad belga de Eekloy participará en la disciplina de 100 metros mariposa; mientras que Yusra Mardini, de 18 años, vive en Berlín y competirá en los 100 metros estilo libre.


Por su parte, Popole Misenga y Yolande Bukasa Mabika se marcharon de su República Democrática del Congo natal y ahora viven en Río de Janeiro, donde han podido desarrollar su carrera profesional como judocas. Misenga, de 24 años, competirá en la categoría masculina de menos de 90 kilos, mientras que Mabika, de 28 años, lo hará en la categoría femenina de menos de 70 kilos. Ambos han tenido ya la oportunidad de conocer la Villa Olímpica.




Antecedentes de equipos independientes


No es la primera vez que unos Juegos Olímpicos acogen un comité creado para permitir la participación de deportistas en situaciones anómalas. En Barcelona 1992 compitieron como Participantes Olímpicos Independientes los atletas de Yugoslavia y Macedonia, en Sídney 2000 cuatro deportistas de Timor Oriental participaron como Atletas Olímpicos Individuales, mientras que en Londres 2012 el equipo de Atletas Olímpicos Independientes acogió a deportistas de las extintas Antillas Holandesas y del reciente creado Sudán del Sur.


 


Yiech Pur Biel (Photo: IOC)

Comentarios

Una joya para Sabeedo

Estamos agotados. Lo poco que teníamos lo empeñamos en comprar algo de comida para el viaje. No nos queda nada, no hemos traído nada, no echaremos nada en falta. En Somalia no hay nada que echar en falta, relata ronco y realmente exhausto Mohamed Adbekarim, de 57 años, en el centro de recepción de refugiados del Dagahaley. Acaba de llegar esa misma mañana desde la frontera.

Ni piratas, ni terroristas, ni bandidos: buena gente

El ajetreado ritmo de vida del recinto del ACNUR (Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados) en Dadaab vive constreñido bajo estrecho corsé que marcan las horas de luz solar. Como si fuese un convento de eremitas austeros y pendientes del candil, al caer el Sol los murallones de espino tras los que viven los cooperantes en Dadaab se cierran y no vuelven a abrir hasta las 6 de la mañana del día siguiente.

Somalia: Los exiliados del hambre

Hace ya varios meses que se declaró la hambruna y la situación de emergencia, pero el Cuerno de África se sigue consumiendo poco a poco. Se está extinguiendo. La tierra se agota y su población merma a un ritmo vergonzante y por unas causas predecibles, evitables: falta de alimentos.

NUESTRA NEWSLETTER

Regístrate si quieres recibir un resumen semanal de las noticias en tu email. Gracias ;)



He leído y acepto las Condiciones de Uso


El Autor