El Ecologismo tendrá fuerte presencia en el Festival de Cine y Derechos Humanos de Donostia

Cine y DDHH

Hoy, día 20 de abril, la jornada del XIII Festival de Cine y Derechos Humanos de San Sebastián estará dedicada a cuestiones medioambientales con la proyección de los largometrajes A Dangerous Game (2014) y Drill Baby Drill (2013).

La primera de ellas, A Dangerous Game, se proyectará a las 16:30 horas. Dirigida por Anthony Baxter, es la continuación de su anterior documental You’ve Been Trumped, ganador de más de una docena de premios, donde Baxter seguía durante varios meses la lucha de un grupo de propietarios escoceses para intentar impedir que una corporación propiedad de Donald Trump construyera en sus tierras un par de campos de golf y un complejo de vacaciones.


En A Dangerous Game Baxter viaja a diversas partes del mundo, como Dubrovnik (Croacia) o Estados Unidos, donde se han construido o se van a construir campos de golf y resorts turísticos que acaban suponiendo un gran coste para el planeta.


Aunque el golf cada vez es un deporte más popular, no solo reservado a las élites, lo cierto es que la construcción de campos de golf, en general, produce un importante impacto ambiental, más aún si va asociada a un macroproyecto urbanístico.


Así, diferentes grupos ecologistas denuncian que el monocultivo que supone la creación de un campo de golf destruye la diversidad biológica y obstaculiza los corredores de migración de animales y aves. Además alertan sobre el ingente consumo de agua que se precisa para regar la hierba o crear lagos artificiales, sobre todo en zonas áridas, en un planeta en el que el agua no es un bien accesible para todo el mundo. Además, para el mantenimiento de los extensos terrenos se requiere del empleo de pesticidas y fertilizantes químicos que pueden contaminar las aguas subterráneas.


La construcción de los campos está vinculada en muchas ocasiones a operaciones urbanísticas desproporcionadas y no sostenibles, que actúan como reclamo turístico únicamente para las personas con alto poder adquisitivo, sin reparar en el impacto paisajístico y ambiental que conlleva su edificación.


 



 


Drill Baby Drill, por su parte, se ocupa de un tema que desde hace unos años se ha convertido en presencia habitual en las noticias de todo el mundo: el fracking.


Pero, ¿qué es el fracking o el proceso de fractura hidráulica? Es una técnica que se utiliza para extraer el gas pizarra, clasificado como un gas no convencional. Atrapado en capas de pizarra a mucha  profundidad, con esta técnica se perfora el subsuelo inyectando después por etapas miles de toneladas de agua mezclada con arena y aditivos químicos para liberar el gas. La controversia está servida en el uso de esta práctica y son muchas las asociaciones ecologistas que se posicionan en contra.


En Drill Baby Drill los y las habitantes de un pequeño pueblo situado en el este de Polonia, cerca de la frontera ucraniana, descubren que Chevron, la cuarta mayor compañía energética del mundo, planea construir allí un pozo para la extracción de gas pizarra. Al principio no le dan demasiada importancia, pero tras investigar un poco descubren que tener el pozo cerca de sus granjas no es una buena idea y se comienzan a movilizar. Acuden a la clase política y a instituciones gubernamentales, pero no obtienen respuesta. Cuando ven que las máquinas de Chevron llegan a la zona, comienza la rebelión de los campesinos y las campesinas. El documentalista estadounidense de origen polaco Lech Kowalski –D. O. A. (1980), East of Paradise (2005), Holy Field Holy War (2013)– está allí y lo cuenta en este documental.


Estados Unidos está inmerso en la “revolución extractiva” del gas. En Europa, son varios los países que pretenden seguir el modelo trazado por el gigante americano con el uso de la técnica del fracking y su camino hacia la supuesta “independencia energética”. Polonia ha sido uno de los precursores.


Colectivos sociales y ecologistas denuncian que esta práctica provoca contaminación atmosférica, acústica y de las aguas subterráneas, emisión de gases de efecto invernadero (metano), terremotos e impactos paisajísticos. Algunos países como Francia y Bulgaria la han prohibido, al igual que ciudades como Nueva York.


Lejos de promulgar un modelo energético que impulse las energías renovables y que sea más sostenible económica, social y ambientalmente, muchos gobiernos se afanan en dar cobertura legal a iniciativas extractivas de recursos fósiles con fuerte impacto en el territorio y altos riesgos, intentando vencer la oposición social con incentivos económicos a las localidades y población afectada para facilitar la instalación de este tipo de industrias.


 



 





Comentarios

El río de la vida: defensa comunitaria contra hidroeléctrica El Quimbo

Se trata de la privatización y el despojo de las comunidades para favorecer los intereses de las corporaciones transnacionales, por medio de la extracción de nuestros recursos naturales y la construcción de nuevas represas que afectan la Cuenca Alta del Río Magdalena y fuentes hídricas de la mayoría de municipios del centro y sur del Huila.

NUESTRA NEWSLETTER

Regístrate si quieres recibir un resumen semanal de las noticias en tu email. Gracias ;)



He leído y acepto las Condiciones de Uso


El Autor