Desigualdad desde la cuna: sobre la salud perinatal en España

Educación

21 de Enero del 2016

Tradicionalmente el debate sobre la desigualdad de oportunidades educativas ha puesto a los centros escolares en el foco de atención, al juzgar su eficacia redistributiva en diversos indicadores de rendimiento. Sin embargo, la atención de forma exclusiva (o excesiva) en los centros escolares y en los procesos que tienen lugar durante la educación obligatoria resulta miope.

Nos proponemos aquí llamar la atención sobre ciertos indicios que sugieren que la desigualdad de oportunidades se manifiesta en fases incluso anteriores, extraordinariamente tempranas, de la vida de los niños, mucho antes de su acceso al sistema escolar. En el momento del nacimiento ya es posible observar diferencias relevantes entre niños con distinto origen social. Los estudios sobre salud perinatal (en torno al nacimiento) han utilizado el peso al nacer como un indicador de especial interés.


El ‘bajo peso al nacer’ es un problema cada vez más grave en los países desarrollados y está en el centro del debate sobre salud pública en la infancia. En concreto, están en esta situación los niños que, independientemente de su edad gestacional, nacen con un peso por debajo de los 2.500 gramos (el umbral mínimo que los médicos fijan como saludable para un recién nacido). En la OCDE, el porcentaje de niños que pesa menos de 2.500 gramos al nacer ha aumentado hasta llegar al 6,6% en 2013. Ello es debido a factores tales como el retraso en la edad media de las mujeres que tienen hijos, el incremento en el uso y la eficacia de los tratamientos de fertilidad (lo que aumenta la incidencia de partos múltiples en los que el peso medio de los fetos es menor) y la mejora de las perspectivas de supervivencia de los niños nacidos antes de término. La incidencia del bajo peso al nacer en España está por encima de esta media y llegó al 7,8% en 2013. Con un incremento del 108% en el periodo 1980-2010, España es el país de la UE en el que este crecimiento ha sido mayor. De hecho, en la actualidad, el riesgo de bajo peso al nacer en nuestro país es el mayor de la OCDE, superando incluso a Grecia que en 2013 recuperó los niveles previos a la irrupción de la crisis económica.


Sin entrar en grandes complejidades, los determinantes del peso al nacer son diversos y pueden tener o bien un origen genético o estar relacionados con el desarrollo de la placenta, el estado de salud de las madres o su estilo de vida. Pero, ¿cuánto importa el origen social medido, por ejemplo, a través de la educación formal de los padres, en este indicador de salud perinatal en España?


En el primero de los dos gráficos que presentamos aquí (panel de la izquierda) vemos que las diferencias entre los hijos de madres sin educación formal y los de madres con titulaciones universitarias es de cerca de 70 gramos. Desde luego, esto puede deberse a distintos factores, aunque el hecho de que existan diferencias en función de la educación del padre (panel de la derecha, con diferencias menos pronunciadas) es una prueba poco discutible de que los recursos del hogar, y no sólo las condiciones de salud de las madres gestantes, condicionan desde el mismo momento del nacimiento, las oportunidades de los niños.


1


Fuente: elaboración propia a partir de datos del INE.


Nota: esta estimación controla por edad de la madre, su nacimiento dentro o fuera de España, la educación del padre, el número de hijos de la madre y las semanas de gestación completadas. Se excluyen los nacimientos por partos múltiples.


Para ofrecer una imagen más precisa de la desigualdad en salud perinatal según el origen social podemos también comprobar si hay diferencias en la probabilidad de que los recién nacidos pesen menos de 2.500 gramos. Por debajo de este peso los individuos suelen presentar mayores tasas de morbilidad y mortalidad temprana y peor salud en la edad adulta (mayor incidencia de asma, diabetes, problemas coronarios, síndrome metabólico, hipertensión, etc.). Además, según se ha documentado, el peso al nacer es un predictor significativo de la hiperactividad y de ciertos problemas de aprendizaje, de modo que algunos estudios lo han correlacionado con el éxito educativo e incluso con los salarios.


Nuestro segundo gráfico describe las diferencias en el riesgo de que los recién nacidos tengan bajo peso según el nivel educativo de la madre. En concreto, el gráfico presenta las probabilidades que tienen las madres con distinto nivel educativo de “evitar” el bajo peso de sus hijos. El 8,5% de los hijos de madres sin educación formal se encuentra en esta categoría por debajo del umbral de bajo peso, mientras que entre esta cifra baja al  5,8% en el caso de los hijos de las tituladas universitarias.


2


Fuente: elaboración propia a partir de datos del INE.


Nota: esta estimación controla por edad de la madre, su nacimiento dentro o fuera de España, la educación del padre, el número de hijos de la madre y las semanas de gestación completadas. Se excluyen los nacimientos por partos múltiples.


En resumen, los problemas a los que se enfrentan los hijos de padres con un entorno social menos favorecido tienen un origen muy temprano y las intervenciones públicas que persigan igualar las oportunidades de los individuos a lo largo del ciclo vital deben tenerlo en cuenta. Algunas reformas educativas y otras intervenciones bienintencionadas se han centrado en lo que sucede a partir de la educación primaria y, cada vez con más fuerza, en la educación infantil, dado que se habla con insistencia del posible efecto igualador que tendría una educación temprana universal, de calidad y gratuita. Aunque estas medidas puedan en efecto ser igualadoras, conviene llamar la atención sobre el hecho de que los niños de distinto origen social se incorporan al sistema educativo ya con desiguales resultados en indicadores que podrían marcar su éxito futuro. Las iniciativas en favor de la igualdad de oportunidades deben, por tanto, trascender los límites de las escuelas y reflexionar sobre cómo compensar las desigualdades más tempranas.


 


---------------------------------------------------------------


Héctor Cebolla y Leire Salazar para Politikon.es


Fotografía Libre de derechos de uso. Fuente Wikipedia.

Comentarios

Monsanto derrotada retirará sus transgénicos de Europa, salvo de España y Portugal

Con la directiva europea de 2001 de Liberación intencional en el medio ambiente de organismos modificados genéticamente la mayoría de los países europeos prohibieron los OMG. A pesar de ello la multinacional Monsanto no ha cejado en su empeño para desembarcar en Europa. El reciente anuncio de su retirada supone una gran victoria para todas las personas y organizaciones que han luchado contra su expansión.

Ya puedes ver el documental

Tras su emisión en 2014 en más de 70 localidades, cosechar un gran éxito y ganar el Premio Huella de Oro 2014 al mejor documental de defensa animal, Waggintale Films abre la emisión en la página oficial del documental.

NUESTRA NEWSLETTER

Regístrate si quieres recibir un resumen semanal de las noticias en tu email. Gracias ;)



He leído y acepto las Condiciones de Uso


El Autor